martes 12.11.2019

El torturado Kobe Bryant se queda

El probablemente mejor baloncestista del mundo ha renovado contrato con Los Lakers de Los Angeles, donde presumiblemente terminará su carrera. Kobe Bryant tiene 31 años y le quedaba uno de contrato, por el que percibiría 24,8 millones de dólares. Con la renovación se embolsará 26 millones en la temporada 2011-2012, 28 millones en la 2012-2013 y 30 en la 2013-2014. Sin contar sus ingresos por patrocinios, etc.

Los Lakers, en fechas en que hay malestar en el equipo por sus mediocres resultados -perdió ayer en casa con su rival de San Antonio-, amarra así a sus grandes estrellas. Gasol y Ron Artest tienen contrato hasta la temporada 2013-2014, Lamar Odom y probablemente Andrew Bynum hasta la 2012-2013.

La codiciada prórroga de la superestrella Bryant se ha cocinado en meses pero sin la ansiedad y el suspense de la vez anterior. En esta ocasión, el propietario y la directiva estaban convencidos de que Bryant quería seguir en Los Angeles. En julio del 2004, por el contrario, los nervios consumían a directivos y seguidores de Los Lakers. El día 14 el club se había desprendido del famoso Shaquille O’Neal probablemente por su incompatibilidad con Bryant. Los dos gallos de oro no cabían en el mismo vestuario. A pesar de la marcha de la otra estrella, Bryant seguía sin dar el sí a su renovación. De ahí la angustia; el club había soltado una gran figura sin tener la certeza de que la otra continuaría. Kobe tardaba en decidirse y tenía la intención, sólo conocida por algunos, de firmar por otro equipo, los Clippers. Una conferencia telefónica con el propietario del club, Jerry Buss, que se encontraba en Europa, acabó con la incertidumbre.

Los problemas no acabarían ahí. Dos temporadas consecutivas en las que Los Lakers fueron eliminados al principio de los playoffs crearon una nueva incomodidad en el astro. Dio a entender que quería ser traspasado a Chicago. El propietario aceptó el envite, anunció que estaba dispuesto a hacerlo, y Bryant, mustio, reculó. Le volvió la alegría, y los títulos, con la llegada de Gasol.

Ahora Bryant, idolatrado como jugador y no tan apreciado ni mucho menos como persona, es un Laker de por vida y puede aspirar a igualar o superar los cinco títulos del mítico Magic Johnson.

Comentarios