Imprimir

La importancia de llamarse Cósima

Estrella Digital | 12 de agosto de 2014

Cósima Ramírez. | GTRES
Cósima Ramírez. | GTRES

Ha llegado al mundo de la moda para quedarse y ya le pisa los talones a su propia madre. La hija de Ágatha Ruiz de la Prada y Pedro J. Ramírez ha escalado a los primeros puestos de las 'it girls' del país

Va por la vida con osadía y frescura, aunque teme parecer arrogante. La excentricidad de Ágatha Ruiz de la Prada y el descaro de Pedro J. Ramírez desembocaron en un punto común llamado Cósima Ramírez. A sus 23 años es la futura heredera del imperio textil de su madre y de los títulos nobiliarios que ostenta, Marquesa de Castelldosríus, con Grandeza de España, y Baronesa de Santa Pau.

Cósima se ha convertido en la mejor carta de presentación de su madre, a la que acompaña a multitud de eventos vistiendo la ‘marca de la casa’. Hasta hace poco, siempre se la había visto acompañada de sus progenitores, pero ahora es de lo más habitual verla en solitario en los desfiles y front rows, asistiendo a las Fashion Weeks de Londres, París o Madrid.

Esta joven alegre y pizpireta acaba de aterrizar en el mundo de la moda para quedarse. De momento ya tiene su propio blog (La Vía Cósmica) en la publicación Yo Dona, perteneciente a Unidad Editorial, mismo grupo que publica el periódico El Mundo.

Está considerada como una de las ‘it girl’ del momento. Su carta de presentación del blog no tiene desperdicio: “Hola soy Cósima; para algunos amigos, Cósmica. Quizás por eso siempre sentí unas ansias terribles por hacer cosas que rompieran los moldes de la mediocridad y me pusieran en órbita. ¡Quién pudiera ser estratosférica!”.

Ha heredado tanto el peculiar estilo de su madre, como el carácter de su padre. Pero a pesar de tener dos influencias tan fuertes en su vida, ha sabido desvincularse con sus fuertes convicciones. Pero ¿dónde ha estado estos últimos 15 años uno de los rostros que emerge con más fuerza?

Una vida en el extranjero

El motivo de que no hayamos conocido antes a Cósima es que sus padres la enviaron a estudiar al extranjero con a penas ocho años, en concreto a Inglaterra. El internado católico para niñas, St Mary´s School, ha sido testigo de cómo iba creciendo y el responsable de que haya adquirido el nivel de inglés bilingüe que tiene.

Después, se trasladó a Estados Unidos para cursar sus estudios de Historia en la prestigiosa Universidad de Brown. Allí coincidió con Rafael Cebrián Aranda, hijo de Juan Luis Cebrián, consejero delegado del Grupo Prisa, y con el hijo del actor Jack Nicholson, con el que mantiene una gran amistad.

Pero a pesar de haber vivido separada de sus padres tanto tiempo, comparte la pasión por la política de su padre y el gusto por la moda de su madre. “Sí, es cierto que me he sentido fascinada siempre por este mundo. (…) Pero ya no. Con la que está cayendo, ya no me quiero dedicar a la política”, confesaba para Vanitatis.

Su regreso a España

Después de licenciarse a mediados del año pasado, regresó a España para unirse al estudio propiedad de su madre como jefa de relaciones internacionales de la marca. Aunque ha confesado que tomar el relevo le da “pánico y terror abstracto”, se mueve por las alfombras como si fueran parte de su hábitat.

Ella nunca pasa desapercibida, y muestra de ello fue su aparición en el desfile de Jean Paul Gaultier, en la Semana de la Alta Costura de París. Todos los ojos se centraron en ese traje rojo, con falda globo y capa del mismo color, al más puro estilo ‘caperucita roja’, y unos zapatos que evocaban a los que calzaba Dorothy en el ‘Mago de Oz’. Fue su apuesta para integrarse entre la ‘crème de la crème’. Ella misma daba las claves en su blog para ‘colarse’ en un evento de este tipo. “Entrar en el círculo más selecto de la Alta Costura de París no se hace sin una pizca de osadía y sin darse un poco de importancia. La mayoría de los mortales que estábamos allí nos habíamos infiltrado gracias a una ardua campaña de chantaje (implícito y explicito).”

Pero a pesar de sus múltiples virtudes y su estilo envidiable, la pequeña de los Ramírez Ruiz de la Prada sigue compuesta y sin novio. Es la nueva ‘soltera de oro’ a la espera de un príncipe azul chillón.

Puede ver este artículo en la siguitente dirección /articulo/sociedad/cosima-ramirez-pisa-talones-agatha-ruiz-prada/20140812110656206815.html


© 2020 Estrella Digital
Estrella Digital