jueves 21/1/21

Los peores Presupuestos en el peor momento

Tenemos Presupuestos. Parece que por fin Cristóbal Montoro saldrá de nuestras vidas. Esto que podría ser una buena noticia, en realidad no lo es. La situación que arrastraba ya la economía española antes de la pandemia era complicada, pero en la actual situación lo es aún más. Y frente a todo esto, lo que propone el actual gobierno es lo peor posible.

En una economía como la española que está endeudada hasta las cejas, el gobierno piensa que nos vamos a recuperar inyectando gasto público a tutiplén. Además, estos Presupuestos no se sostienen, nacen viejos, ya que están basados en principios que no se van a cumplir: una previsión de crecimiento del 7,2% para el año que viene, del 9,8% si contamos las ayudas europeas, no se va a dar y el gobierno lo sabe. Estos Presupuestos no solo no van a servir para la recuperación económica tan necesaria en España, van a suponer todo lo contrario. Serán unos Presupuestos que ahondarán en una depresión económica y social.

Hay que añadir además que los Presupuestos nacen ya de hecho con un cuadro macroeconómico absolutamente irreal. Es totalmente insostenible defender que la economía española va a crecer un 7,2 o un 9,8% el año próximo. Con alrededor de un 20% de paro y además con subidas de impuestos que ya adelanto que no pagarán los llamados ricos. El consumo no se va a reactivar y la inversión tampoco se va a animar.

España va a tener el más que dudoso honor de afrontar el mayor déficit público de su historia, mayor del que tuvimos durante la Guerra Civil. Y la mayor deuda pública desde el desastre del 98  ¿Quién va a pagar todo esto? Las transferencias de la UE son a fondo perdido, no hay que devolverlas. Las transferencias a otras Administraciones Públicas, con deuda. Por tanto, veremos subidas de impuestos. La deuda acumulada hasta ahora más toda la que estamos sumando con la crisis de La COVID, equivale a unos ocho años de las pensiones futuras de la generación del “baby boom”. Esa es la gran deuda.

Obviamente nos van a subir los impuestos, pero no van a recaudar. Y como digo no van a subir impuestos a los “malvados ricos”, eso no da. De hecho las grandes empresas y ricos concentrarán únicamente un 10% del hachazo fiscal que suponen estos Presupuestos. La clase media va a ser una vez más la que soporte el mayor incremento impositivo.  El impuesto de transacciones financieras no ha funcionado en ningún sitio. Se aplicó de forma contundente en Suecia y lo tuvieron que quitar porque no recaudaba. La tasa google en una economía como la española que necesita digitalizarse a marchas forzadas es otra metedura de pata. Además, también es complicado recaudar de ahí. La subida de los marginales de 300.000 euros para arriba, les pilla a entre 36.000-40.000 contribuyentes. Por no hablar de los impuestos a las bebidas azucaradas. No se va a recaudar nada ¿Qué va a suponer todo esto en la actual situación? Hundir a la economía española en un periodo recesivo muy largo y corremos un serio riesgo de que eso que llamamos “los mercados”, es decir, los inversores que compran nuestra deuda, digan que hasta aquí hemos llegado.

Estos Presupuestos nos conducen de forma irremediable a un colapso de las finanzas públicas en un año o año y medio a más tardar. En lo que confía el gobierno es una vez más en que nos salve Europa o el BCE. Europa no tiene dinero para rescatar a una economía como la española. No es lo mismo rescatar a Grecia, que rescatar a España. Y el BCE no puede absorber toda la deuda española. Este año compró entre 120-130 millones de euros y el año que viene ya ha anunciado que comprará menos. El año que viene vamos a tener unas necesidades de financiación de entre 325 y 350.000 millones. Mientras Europa esté ahí, aguantaremos. Si en algún momento se cansan, entonces tenemos un problema serio.  Son unos Presupuestos que no hay por donde cogerlos. Subir los impuestos en estos momentos junto a una política desbocada de gasto, es simplemente un suicidio. Vamos a tardar muchos años en recuperarnos de las consecuencias de estos Presupuestos. Tenemos los peores Presupuestos posibles, en el peor momento.

 

Álvaro Lodares.

Comentarios