miércoles 28/7/21

La estrategia en Juicio de un Abogado Penalista para la mejor defensa

La estrategia de defensa puede ser tan variada como posicionamientos se permiten sobre un tablero de ajedrez; por ello, saber realizar el movimiento correcto en el momento oportuno es crucial para ganar la partida. Esta es, precisamente, la filosofía de Guillermo Peláez Rodríguez, abogado penalista en Madrid y Director de Peláez Rodríguez, bufete especializado en Derecho Penal

justitia-2597016_1920

El cliente no sabe ni tiene por qué saber de Derecho; por ello, deja que los abogados “jueguen” su partida sobre el tablero, sabiendo que los movimientos que realicen han sido previamente estudiados para conseguir el mejor resultado posible.

1. LA DEFENSA EN JUICIO, COMO EN UN TABLERO DE AJEDREZ

En un juicio, al igual que en una partida de ajedrez, adoptamos una posición por defecto de ataque (las blancas ejercen la acusación) al iniciar la partida, o de defensa (negras). Y existe durante toda la partida (el juicio) una premisa fundamental que nunca debemos olvidar: un solo movimiento erróneo puede suponer la pérdida de la partida por muy bien que la lleváramos encauzada.

Guillermo Peláez Rodríguez, abogado penalista en Madrid y consumado jugador de ajedrez, extrapola las siguientes conclusiones del juego al juicio:

  •  El que juega sin estrategia pasa a ser cómplice de la derrota.
  •  Protegerse antes de que se pueda dirigir un ataque es siempre la mejor defensa.
  •  El movimiento menos esperado es el que más desestabilizará y hará pensar a nuestro rival.
  •  El mejor jugador es siempre el que sigue una estrategia planificada y anticipa qué va a pasar dentro de varios movimientos.
  •  Puedes tener las mejores piezas sobre el tablero, pero si no sabes moverlas, no te servirán de nada.
  •  Si realizas un movimiento ilegal y el juez se da cuenta, serás descalificado y la partida la ganará tu rival.

 

2. LA TACTICA POR SORPRESA PARA LA DEFENSA EN JUICIO

Esta es la misión del mejor abogado penalista: ejecutar movimientos transversales, oblícuos y parabólicos que la contraparte no ve venir. De tal forma que el ataque coja totalmente desprevenido al rival.

A modo de anécdota, D. Guillermo Peláez Rodríguez, abogado penalista en Madrid relata lo siguiente:

Nunca olvidaré un juicio de delito leve de estafa en el que el Mº. Fiscal ya tenía preparado su informe interesando la condena de mi cliente (el acusado), hasta que le lancé la última pregunta:

Abogado: “¿Usted tiene un hermano gemelo?” (que sea el verdadero autor de la estafa)

Cliente: “Sí”.

Jueza: Mº .Fiscal para informe.

Fiscal: (Enmudeció mirando fijamente a la jueza con cara de ¿y ahora qué hago?, sin saber cómo reaccionar durante 20 interminables segundos.

Jueza: “Proceda, por favor, con sus conclusiones”.

Fiscal: “Para…para…para interesar la libre absolución del acusado al no haber quedado acreditada su participación…”

Sí. Estábamos ante una jugada del “jaque mate” pero en el último momento nuestro ataque oblicuo e inesperado nos hizo ganar la partida.

 

3. LAS POSIBILIDADES PARA GANAR UN JUICIO

No existe el cliente que no formule la pregunta a su abogado:

- ¿qué posibilidades tengo de ganar el juicio?

Pero, por desgracia, todavía ningún abogado tiene una bola de cristal para predecir el futuro ni el resultado de la partida antes de jugarse. Tampoco pueden “meterse” en la cabeza del juez para saber qué sentencia dictará, pero en el bufete de Abogados Penalista en Madrid Peláez Rodríguez si conocen las reglas del juego sobre el tablero y cómo posicionarse para intentar ganar la partida; sin embargo, el resultado final nunca se conocerá hasta que no se juegue la partida.

 

4. LA RESISTENCIA HASTA EL FINAL DEL JUCIO

Aunque todo salga mal, no se debe abandonar el tablero ni dar muestras corporales de derrota hasta que no exista “jaque mate”.

Es muy común ver en ajedrez que la reacción a un mal movimiento puede suponer el jugar el resto de la partida sin ganas o, incluso, abandonar, sin pensar que el rival también se puede equivocar durante el resto del juego.

En este sentido, tal y como indica D. Guillermo Peláez Rodríguez, abogado penalista en Madrid, la mejor arma es la resistencia (todo va mal pero no se puede abandonar). Y es que un juicio se puede ganar o perder pero no se puede “saltar al ring” con los brazos bajados.

 

5. QUE ESTRATEGIA A SEGUIR EN LA DEFENSA EN EL JUCIO

 D. Guillermo Peláez Rodríguez, abogado penalista en Madrid y Director del Despacho, Peláez Rodríguez, especializado en Derecho Penal, advierte que podemos darle mil y una vueltas a nuestra estrategia de defensa pero todo se resume en 4 pasos:

 

  1. Concepción de un fin (¿Qué queremos?): Conseguir la condena o absolución, según seamos acusación o defensa.
  2. Deliberación de medios (¿Cómo conseguirlo con las piezas que tenemos?): Se deben analizar tanto las pruebas de cargo como las de descargo para determinar la estrategia de defensa, resultando imprescindible analizar la Jurisprudencia (lo que dicen los tribunales sobre casos parecidos).
  3. Ejecución (¡movamos la pieza!): Es la fase más difícil, la del juicio. Éste es el verdadero tablero sobre el que se va a disputar la partida con ataques, contrataques, defensas, movimientos sin sentido y movimientos contradictorios; todo para conseguir acorralar y asfixiar a una pieza protegida que debe escapar del jaque antes de que concluya el tiempo de juego.
  4. Repercusión (todos nuestros actos tienen una consecuencia). Esta es la sentencia: la absolución o condena determinará si hemos ganado o perdido la partida.

Comentarios