lunes 28/9/20
TV

Campanario estuvo tres meses sin hablar a Jesulín

La mujer del torero revolucionó las redes sociales por su entrevista en 'El Hormiguero'

Pablo Motos y María José Campanario durante la entrevista en 'El Hormiguero'.
Pablo Motos y María José Campanario durante la entrevista en 'El Hormiguero'.

Tras la fuerte expectación levantada, Maria José Campanario se sentaba ayer junto a Pablo Motos en su programa El Hormiguero. Su primera entrevista televisiva se la llevó el célebre programa, a pesar de que muchos de sus fans criticaron dicha aparición. Para bien o para mal, Twitter ardió anoche, y es que la presencia de 'la Campa' dio mucho que comentar.

Una decisión que admitía haberla tomado por las famosas hormigas, así como por el atractivo de Pablo Motos, con el que bromeó durante toda la noche: "Es la primera vez que me pongo al lado de alguien más chiquito que yo", decía. Aunque anoche cualquiera podría ser más chiquito que ella, y es que la mujer de Jesulín no dudó en plantarse unos taconazos que milagrosamente no la provocaron una caída.

"Estuve tres meses sin hablar a Jesulín"

Jesulín la dio el consejo: "Sé tu misma". Y así, al natural, es como intentó mostrase Campanario anoche. Muy sonriente durante todo el programa, María José no dudó en contar su historia de amor: cómo conoció al que hoy es su marido y cómo le hizo sufrir hasta que le dio el sí. Y es que estuvo hasta tres meses sin hablarle cuando vio una fotos de él en una revista junto a una morena. Todo muy en tono de broma, aseguró que es "un tío que encandila", que "tiene mucha labia" pero también que se enamoró de su simpatía.

Tampoco dudó en hablar de lo mucho que cuesta la fama. "No pinto, no canto, no bailo..." decía, dejando claro que el famoso es su marido, y no ella. Pero es que desde el momento en que decidió casarse y formar una familia al lado del torero, la fama le ha llegado tanto o más que a él, y han sido muchas las lágrimas derramadas.

"Se me ha hecho mucho daño"

Los rumores sobre rupturas, crisis, las malas palabras, descalificativos y sobre todo las críticas, forman parte de su día a día. Admitía estar ya acostumbrada, tanto que "me tomo una pastilla de 'a mi plin' todas las mañanas". A día de hoy asegura no ver ni un sólo programa de televisión, ya que confiesa haber llorado mucho por ellos. "O lo encajas o te vuelves loco", decía. "Yo ya no veo programas de corazón, lo he pasado muy mal". "Conmigo han hecho lo que les ha dado la gana", añadía.

"Todo esto es un teatro y es una pena que se juegue con personas. Los que estamos aquí lloramos y lloramos mucho y somos personas. Intentamos pasar por la vida sin hacerle daño a nadie y a mí se me ha hecho mucho daño", decía. "Si me hubiera sentado la primera semana en un plató de televisión cobrando lo más grande, hubiera sido buenísima...", continuaba. "Nunca he ido a un programa de televisión cobrando, no sé si en un futuro lo haré".

Aún así, aseguraba que en su matrimonio va todo a las mil maravillas. "Es gracioso, simpático e interesante", decía para describirle. Ya son trece años juntos, y muchas historias superadas.  Muchos buenos momentos juntos, aunque también malos. El fuerte accidente de tráfico que Jesulín sufrió al poco de conocerse fue un momento duro, aunque también asegura que "ahí descubrí lo que verdaderamente sentía por mí", contaba.

El momento 'pedete' y el 'toda toda'

La entrevista tuvo absolutamente de todo. Tras las confesiones sobre su vida, María José se lanzó a contar una anécdota, para explicar el precio de la fama. Y es que, por muy famosa que sea, "los famosos también vamos al baño" decía.

En un intento de hacernos ver que también son personas, Campanario contó como en una ocasión fue al baño de un restaurante y se le escapó "un pedete de princesa" con la mala suerte de tener a una chica en el baño de al lado, que lo oyó todo. Al salir, tuvo que ver cómo en la mesa de la chica "estaban a punto de aplaudirle" porque se lo había contado a sus amigos.

Anécdotas a parte, María José se lanzó al escenario e interpretó junto a Pablo el célebre 'Toda, toda, toda' de su marido. También ejerció la que será su futura profesión. Con Pablo Motos como paciente, la futura odontóloga se colgó la bata y practico como si de un dentista se tratase, y con Ana Simón se atrevió a probar una máscara facial cuanto menos favorecedora.

 Polémica en las redes

Un programa bien completo, que nos hizo reír y disfrutar pero que no convenció en las redes sociales que no sabían qué pintaba Campanario en El Hormiguero y que recriminaban al espacio haber llevado a una persona condenada por la justicia. El hashtag #CampanarioEH se convirtió pronto en Trending Topic, con tuits para todos los gustos.

Comentarios