lunes 11.11.2019

Piden un cribado de hepatitis C para eliminar la enfermedad en España en 2030

La Asociación para el Estudio del Hígado (AEEH) ha reclamado al Ministerio de Sanidad la puesta en marcha de un cribado de hepatitis C para diagnosticar a los afectados que padecen esta patología sin saberlo, poder tratarlos y alcanzar el objetivo de eliminar la enfermedad en España en 2030

Piden un cribado de hepatitis C para eliminar la enfermedad en España en 2030

Esta es una de las principales recomendaciones que recoge la guía de práctica clínica "Eliminación de la hepatitis C. Documento de posicionamiento de la AEEH", en cuya elaboración han participado casi 30 especialistas, y que ha sido presentada este miércoles en Madrid.

Gracias a la puesta en marcha del Plan Estratégico Nacional para el Abordaje de la Hepatitis C en 2015, España es uno de los países que más ha avanzado en los objetivos marcados por la Organización Mundial de la Salud (OMS) para acabar con las hepatitis virales como problema de salud pública en el año 2030.

Así lo ha manifestado el vicepresidente de la AEEH, José Luis Calleja, que ha recordado que desde entonces se han tratado y curado en España más de 130.000 pacientes con hepatitis C con enfermedad avanzada, en lo que ha supuesto un "éxito", ya que el número de pacientes tratados por habitante es uno de los más altos del mundo y el más alto de Europa.

"Ahora llega el momento de una segunda fase: conseguir tratar de localizar a todos los pacientes que no hayan sido tratados", ha dicho Calleja.

Para ello, este documento propone una serie de recomendaciones que harán llegar la próxima semana a la ministra de Sanidad, María Luisa Carcedo, y que pasan por realizar un cribado en función de la edad y de la existencia de factores de riesgo (consumidores de drogas por vía intravenosa, hombres que tienen sexo con hombres, población penitenciaria, etc).

También propone la búsqueda activa de pacientes diagnosticados con anterioridad a los que no se ha tratado o a los que se dio un tratamiento que no les curó, simplificar el diagnóstico, mejorar los circuitos asistenciales y evitar nuevas infecciones.

El coordinador del Consenso y Presidente de la Sociedad Española Patología Digestiva (SEPD), Javier Crespo, ha estimado en 80.000 el número de afectados que están aún sin diagnosticar o tratar y ha calculado el coste de implantar un programa de cribado oscilaría entre los 50 y los 100 millones de euros, una cantidad "extremadamente pequeña" si se tiene en cuenta los beneficios en salud que supone.

Ha puesto como ejemplo el modelo instaurado en Cantabria, donde se ha puesto en marcha un plan "muy ambicioso" que cubre a la población de entre 40 y 70 años en un plazo de tres años.

Ha destacado que en el conjunto de España un tercio de la población ya se habría realizado algún análisis en el que le han podido detectar el virus de la hepatitis C, como los donantes de sangre o las embarazadas.

Calleja ha indicado que el coste de tratar a los enfermos con los fármacos innovadores ha pasado de los 100.000 euros por paciente en 2014 a los 6.000 euros de la actualidad y ha subrayado que si se consigue tratar a los afectados antes de que la enfermedad haya avanzado, éstos retornan a una calidad y expectativa de vida igual a la del resto de la población sana.

En este sentido, ha recordado que en tres años y medio desde la puesta en marcha del plan contra la hepatitis C se ha reducido un 30 % el número de pacientes que ingresan en la lista de espera para un trasplante de hígado, y se ha registrado una reducción "muy importante" de la mortalidad.

"Estos beneficios tan importantes e increíbles merecen ser extendidos al resto de los afectados", ha reivindicado.

Crespo, por su parte, ha advertido de que la hepatitis C es una enfermedad silente y los afectados llegan tarde al diagnóstico, cunado la patología ya está muy avanzada. De hecho, 1 de cada 5 nuevos diagnósticos corresponden a personas con una enfermedad hepática avanzada. 

Comentarios