miércoles 27/10/21

Llega el invierno, ¿qué hago con la piscina?

Con el invierno a la vuelta de la esquina llega el momento de plantearse qué hacer con la piscina
piscina

Después de utilizarla durante los días de calor hay que valorar si se vacía y se limpia dejándola así hasta el próximo año, o si se opta por la hibernación de la piscina, una de las soluciones que más personas elige cada año.

Beneficios de la hibernación de la piscina

Hibernar la piscina trae consigo interesantes beneficios para el propietario, como son los siguientes:

Menos necesidades de mantenimiento

Al hibernar la piscina tenemos que realizar menos tareas de mantenimiento. No hay que dedicar horas a la limpieza de la piscina, puesto que no hay que vaciarla, ni tampoco dedicar horas de limpieza antes de llenarla el próximo verano. Tan solo hay que realizar los cuidados estipulados para la hibernación y despreocuparse del resto.

Ahorro de agua

Si por algo resulta beneficiosa la hibernación es porque permite utilizar el agua de la piscina de un año para otro. No hace falta vaciar el agua para llenarla de nuevo de agua limpia, puesto que el producto de hibernación contribuye a mantener el agua en perfecto estado de un año para otro. Un ahorro de agua con el que reducimos nuestro impacto en el medio ambiente y en la factura de suministro cada año.

Limpieza más sencilla

Con la hibernación la limpieza de la piscina se ve reducida al mínimo. Y es que el producto de hibernación evita que proliferen algas y bacterias en el agua, además de que previene la putrefacción del agua y la aparición de sedimentos calcáreos. Esto hace que las necesidades de limpieza sean mínimas respecto al vaciado y llenado tradicional.

Agua más cuidada

Con tan solo aplicar el producto químico para la hibernación tenemos un agua mucho más cuidada durante todo el año. Este producto es soluble en el agua, no es espumante y garantiza que el agua se mantiene en perfecto estado de un verano a otro. El agua se mantiene cristalina y trasparente y nadie se dará cuenta si es del año pasado o si se ha llenado de nuevo para el verano.

¿Qué tener en cuenta para hibernar una piscina?

Para iniciar el proceso de hibernado de una piscina es necesario tener en cuenta antes algunos aspectos de vital importancia para que se haga de forma correcta. Lo primero que tenemos que garantizar es que el agua se encuentre a una temperatura inferior a los 15º C. Solo por debajo de esta temperatura será posible hibernar la piscina.

También hay que ser consciente de que el filtro debe seguir funcionando durante 8 horas después de aplicar el hibernador para que el producto se distribuya uniformemente por el agua. No hay que olvidar que hay que repetir la aplicación del producto cada 3 meses aproximadamente, siempre siguiendo las instrucciones del fabricante.

Ahora que ya conoces los beneficios de la hibernación tan solo te queda ponerla en marcha para conservar el agua de tu piscina en perfecto estado para el próximo verano.

Comentarios