martes 17/5/22

Europa constata lo que abogados penalistas llevan años denunciando: la mayoría de delitos de odio quedan impunes

Los europeos que pertenecen a minorías étnicas o de género tienen el doble de posibilidades de sufrir agresiones físicas que el resto de la población y apenas las denuncian

PHOTO-2021-03-26-12-45-23 (1)

En un tensionado marco europeo donde Hungría ha aprobado su polémica ley contra la homosexualidad o Marruecos genera una crisis diplomática empujando a sus ciudadanos contra Ceuta y Melilla, la Agencia de Derechos Fundamentales (FRA) de la UE ha publicado un informe que alerta de la gravedad que suponen los crímenes de odio en el conjunto de Europa, que se agrava aún más al constatar las reticencias de muchas víctimas a denunciar.

Estos datos son analizados para nosotros por el abogado penalista Juan Gonzalo Ospina, quien por su experiencia desde Ospina Abogados, valorado entre los mejores despachos penalistas de España, es conocedor de primera mano de esta problemática social, de la que destaca “si bien los datos ofrecidos por el FRA son muy graves, reflejando que el 9 % de la población general afirma haber sido víctima de ataque en los cinco años anteriores, lo serían aún más si a esto sumáramos los delitos de odio y amenazas que se realizan con prácticamente total impunidad desde redes sociales y foros de Internet” augura el letrado que nos remite al art. 510.2.a del Código Penal para que conozcamos con exactitud que un delito de odio: “califica como infracción penal lesionar la dignidad de las personas mediante acciones que entrañen humillación, menosprecio o descrédito de alguno de los grupos a que se refiere el tipo penal, o de una parte de los mismos, o de cualquier persona determinada por razón de su pertenencia a ellos por motivos racistasantisemitas u otros referentes a la ideologíareligión o creencias, situación familiar, la pertenencia de sus miembros a una etnia, raza o nación, su origen nacional, su sexo, orientación o identidad sexual, por razones de género, enfermedad o discapacidad”.

En cuanto a cifras, el texto publicado este miércoles alerta de “millones de personas por toda la Unión Europea experimentan acoso y violencia motivada por el odio” e insiste en que un gran porcentaje de gitanos, judíos, musulmanes, inmigrantes o descendientes de inmigrantes y miembros del colectivo LGTBI que viven en la UE "experimentan violaciones de sus derechos fundamentales" que, en ocasiones, llegan incluso hasta la violencia física.

Entre el 51 y el 79% de las agresiones no se denuncian

Recogiendo los datos de la FRA, logrados estadísticamente en base a encuestas y estudios durante los últimos años, entre el 51 y el 79% de las agresiones no son denunciadas. “El porcentaje es mucho mayor cuando el ilícito que se aborda es el acoso” nos remite Juan Gonzalo Ospina, quien se encuentra “sorprendido” con el informe que confirma que el principal motivo de no denunciar este tipo de actos es “la convicción de que acudir a la Policía no servirá para nada”. El penalista considera, en referencia a España, que “aunque el proceso de denuncia es complejo e incluso puede ser incomodo, todo es más llevadero si acudes a un abogado penalista experto en delitos de odio que te ofrezca acompañamiento y asesoramiento en el proceso”, una afirmación que corroboran los más de 350 comentarios reales positivos que sus clientes han rubricado en Google.

Cifras irrisorias de denuncia en violencia machista

En el caso de la violencia machista la UE alerta que la tasa de denuncia es "particularmente baja". Si más de un tercio de las mujeres mayores de 15 años que viven en la Unión Europea han sufrido al menos una vez violencia física o sexual, sólo se denuncian al alrededor del 14 % de las agresiones. Preocupación que ponía sobre la mesa recientemente Beatriz Uriarte, abogada penalista experta en violencia de género, quién concedía una entrevista alertando que el sistema estaba fallando y lo más preocupante: la violencia no siempre se ve.

Los solicitantes de asilo, refugiados e inmigrantes adolecen el desconocimiento del idioma

Pero el informe del FRA no deja un rincón sin explorar asegurando que la falta de denuncias es un fenómeno que se extiende por todo el territorio comunitario, y apuntado también a la situación de los solicitantes de asilo, los refugiados y los inmigrante irregulares, quienes se enfrentan a enormes problemas para denunciar los abusos que sufren, desde el desconocimiento del idioma o el sistema judicial del país donde viven, a la desconfianza hacia la Policía.

El informe también ofrece pautas para poder revertir esta situación. Esta agencia de la Unión Europea propone, entre otras medidas, facilitar el proceso denuncia, establecer mecanismos que ayuden y animen a víctimas y testigos de crímenes de odio a informar de ello y dotar a la Policía de medios y formación específica para atender este tipo de delitos. Unas medidas acertadas en palabras de Juan Gonzalo Ospina pero que “se deberían de complementar con leyes adaptadas a los tiempos actuales que protejan a las personas en la calle, pero también en la intimidad de sus hogares, muy vulnerables con el uso generalizado de Internet y la ciberdelincuencia o delitos informáticos. Es primordial que el derecho penal vaya por delante del delincuente”.

Europa constata lo que abogados penalistas llevan años denunciando: la mayoría de...
Comentarios