viernes 4/12/20

De la Cuarentena a la Desescalada

En España, el Gobierno a informado recientemente sobre la puesta en marcha del plan de desescalada que extirpará, al fin, a la ciudadanía de la reclusión doméstica tras la cuarentena. Dicho procedimiento consistirá en cuatro fases cuyo cumplimiento a rajatabla garantizará la normalización y el encauzamiento del curso corriente de los días próximos a la postpandemia

La iniciativa contra la irresponsabilidad

A pesar del peligro y de los altos riesgos de no cumplir con el confinamiento al que ha conducido el coronavirus, España se ha situado como ejemplo de mala conducta dada la esperable desobediencia ciudadana frente a las medidas de seguridad. Un hecho que ha dejado sucesos tan dispares como las compras súper dosificadas como excusa para salir de casa, e incluso paseos con peluches a fin de hacerlos pasar por animales de compañía. Una actitud irreverente de la que, quizá, se hayan nutrido las cifras que nos deja el Covid-19 en España. A estas alturas, con casi 25.000 fallecidos y más de 200.000 infectados.

Enfrentarse a una cuarentena como la actual es francamente duro, es cierto. No sólo por la desaceleración económica y la incertidumbre laboral. Sino también al subyacente y pesado aburrimiento que ha llevado a muchos a saltarse egoístamente la normativa, poniendo en riesgo a sus familias y conciudadanos. Una situación que sería fácilmente asumible recurriendo a iniciativas como One World: Together at Home. Un festival online de artistas famosos como Lady Gaga mediante el que recaudar fondos para combatir la pandemia mientras se entretiene al mundo y que, de hecho, consiguió reunir casi 118 millones de euros.

Y no sólo eso. En la red circula un sinfín de iniciativas, tanto solidarias y colectivas como individuales y provenientes de influyentes celebridades, para combatir el tedio durante la resistencia a la pandemia. Desde tablas de ejercicios y retos virales hasta espacios donde, al mismo tiempo, informarse sobre el coronavirus, como sucede con la sala de prensa del abogado, empresario y deportista Gustavo Mirabal. Pese a todo, y quizás con el halo de una hipotética esperanza que arroje luz sobre el fin de la cuarentena, el Gobierno de España ha publicado ya un plan de desescalada para abandonar el confinamiento.

Saliendo de la cueva: El plan de desescalada

El pasado 28 de abril, Pedro Sánchez, anuncio su plan de desescalada de la actual cuarentena. El proceso constará de 4 fases distintas (de fase 0 a fase 3) y que debe gozar de 4 indicadores que verifiquen su éxitoy paso a la siguiente fase. A saber, en primer lugar, la capacidad del sistema sanitario territorial, tanto la atención primaria como la atención hospitalaria y el número de camas de la UCI. Segundo, la situación epidemiológica de la zona (nivel de contagios y transmisión del virus). Tercero, los avances en implantación de medidas de protección colectivas en espacios públicos, comercio y transporte. Y, en cuarto lugar y por último, los datos de movilidad y socioeconómicos de cada provincia y territorio.

Por lo que se refiere a fases, la fase 0, ya vigente, pero con instalación completa el 4 de mayo, concebirá, además de las actuales permisiones para niños y paseos para quienes vivan en el mismo domicilio, el deporte profesional y no profesional mediante entrenamiento individual, sin contacto y con protección adecuada. Así como la apertura de locales con cita para atención individual y servicios de entrega garantizando las medidas de protección.

Cuanto a la fase 1, ésta percibe una modificación limitadora de los parámetros de contacto social y actividades de pequeños comerciantes. Permitiendo así el encuentro entre grupos pequeños sin contagio ni de riesgo y limitaciones de aforo al 30% en velatorios, cultos y pequeños comercios, manteniendo distancia de seguridad de 2 metros. Cuanto a otras actividades, se permitirá la abertura de mercados al aire libre con condiciones de distanciamiento entre puestos, bares con terraza y sin clientes en el local y apertura de hoteles sin acceso a áreas comunes. Para el ocio, se reabrirán eventos, espectáculos y museos con menos de 30 personas y un tercio del aforo, manteniendo distancias.

Respecto a la fase 2, se permitirá el contacto social de grupos más amplios de sectores no vulnerables, aumentando en los comercios un 40% del aforo, un 50% en cultos religiosos y aplicando un 30% en centros comerciales, restaurantes, bares y hoteles sin áreas comunes, así como a cines y teatros con puestos preasignados. Podrán efectuarse las ceremonias de bodas con número limitado de personas y se preverá la reanudación de la educación en setiembre con limitaciones.

Por último, la fase 3, que hallaría su final en junio,consistirá en el reinicio de las actividades comerciales con aforo al 50% y manteniendo la distancia a 1,5 metros, retomando el uso de áreas comunes de centros comerciales. Del mismo modo que en reapertura de playas y discotecas con aforo del 30%, incluyendo la libre movilidad entre provincias. Todo sólo si cada una de las fases cumple satisfactoriamente con los indicadores mencionados anteriormente.

¿Hasta cuándo durará esto?

La estimación sobre la extensión o no de la cuarentena está prevista para el 10 de mayo, con una sesión para votarla. Y, en caso de efectuarse, la cuarentena estaría presente hasta el 24 de mayo. El éxito o el fracaso de las medidas de seguridad depende no sólo de la garantía de los indicadores propuestos por el Gobierno. Sino de la decencia de la ciudadanía que, por el momento, persiste en violar la cuarentena con actividades fuera de lugar como ir a la playa, hacer fiestas o aprovechando cualquier oportunidad, como la salida de los niños.

Mientras tanto, y como proponen las iniciativas de eventos digitales y redes sociales, es crucial mantener a la gente ocupada. Tanto si ello consiste en realizar un reto o en ejercitarse para mantener las defensas altas contra la posibilidad de contagiarse. Y añadiendo ante todo la necesidad de consultar distintas plataformas, como la mencionada de Gustavo Mirabal, para estar al tanto de la actualidad en el mundo y en España sobre el coronavirus. Quizás, a modo de concienciación sobre los riesgos de no seguir las medidas de seguridad previstas y con la esperanza de comprobar la ansiada mengua de las desoladoras cifras que nublan hoy el mundo.

Comentarios