viernes 10.04.2020
OPERACIóN 'LAVA JATO'

Los JJ OO de Río de Janeiro, amenazados por un escándalo de corrupción

Más de 20 compañías están implicadas en la trama, que investiga fundamentalmente el caso que envuelve a la petrolera estatal Petrobras. Además, el Gobierno de Brasil se ha visto obligado a actuar como banco, prestando dinero a las entidades para que no se paralicen las construcciones

Obras Río de Janeiro. | Reuters
Obras Río de Janeiro. | Reuters

El mayor escándalo de corrupción en Brasil amenaza con frenar los preparativos para los Juegos Olímpicos de Río de Janeiro del próximo año, ya que puede afectar a compañías constructoras responsables de proyectos para el evento por unos 12.000 millones de dólares (10.904 millones de euros).

Los fiscales que investigan el escándalo en la petrolera estatal Petrobras han implicado a más de 20 compañías, incluidas cinco que trabajan en instalaciones e infraestructuras olímpicas.

La investigación ha dejado a las empresas en un momento difícil ya que se acabaron sus líneas de crédito y sus principales ejecutivos están presos, a la espera de juicio.

El gobierno actúa como banco

En un intento por limitar los daños, el gobierno de la ciudad se ha visto por momentos obligado a actuar como banco, prestando dinero a las compañías para evitar que se frenen las construcciones.

"Le estamos adelantando dinero a las empresas y cuando se liberen los fondos a nivel federal serán enviados al Ayuntamiento", dijo la fuente.

De las cinco firmas, Odebrecht participa en más de la mitad de los proyectos para los Juegos. Las otras cuatro representan gran parte del resto: OAS SA, Andrade Gutierrez SA, Queiroz Galvao SA y Carioca Christiani Nielsen Engenharia SA.

OAS, una de las mayores firmas constructoras de Brasil, entró en bancarrota en marzo, después de que sus líneas de crédito se acabaran. La empresa es parte de un consorcio que construye una serie de instalaciones olímpicas en Deodoro, en el noreste brasileño, donde se realizarán las competiciones de rugby, tiro y BMX.

No obstante, la empresa brasileña dijo que el proyecto no se vería afectado de ninguna manera. Los fiscales sostienen que las constructoras cobraron de más a Petrobras durante años y ese exceso de efectivo fue utilizado para sobornar a políticos.

Todos los pagos de Petrobras a las compañías han sido suspendidos, por lo que aquellas que trabajan para los Juegos se enfrentan a problemas de efectivo a un año del comienzo del evento deportivo.

Renovación urbana para los Juegos Olímpicos

Odebrecht no respondió a la petición de comentarios y Carioca Engenharia declinó realizar declaraciones. Andrade Gutierrez, OAS y Queiroz Galvao dijeron que sus proyectos progresaban con normalidad y el Ayuntamiento afirmó que la construcción se estaba dando según el calendario.

Altos cargos olímpicos dicen que el escándalo aún no ha causado retrasos, pero está complicando el ya masivo desafío de construcción, pues Río intenta realizar una renovación urbana de una magnitud no vista para los Juegos Olímpicos desde Barcelona 1992.

La ciudad parece una gigantesca parcela en construcción, pues las compañías están trabajando en una extensión del metro, vías férreas, el área del puerto, nuevas autopistas y decenas de instalaciones deportivas.

Otra firma envuelta en el escándalo, Mendes Junior SA, se retiró de un contrato para arreglar el sistema de desagüe alrededor del estadio de Maracaná, donde se jugarán partidos del campeonato de fútbol olímpico. Mendes Junior dijo que ya no participaba de ningún proyecto olímpico, aunque no citó la investigación a Petrobras como la razón.

'Falta mucho por hacer'

Río ha admitido que no podrá cumplir con todas las promesas hechas durante su candidatura para mejorar el sistema de desagüe de aguas residuales y reducir la contaminación en la bahía de Guanabara en un 80 por ciento.

Aun así, a un año de los Juegos, falta mucho por hacer, y cómo manejen los diferentes niveles del gobierno las consecuencias del escándalo de Petrobras será clave para que el trabajo se termine a tiempo.

Comentarios