martes 22.10.2019
Nueva prueba Adictos a la gasolina

Probamos el Peugeot 2008

El 2008 es un Suv de éxito 

Peugeot 2008 | Adictos a la gasolina
Peugeot 2008 | Adictos a la gasolina

El Peugeot 2008 salió al mercado en 2013 y 5 años después, continúa siendo uno de los SUV urbanos de éxito. Tras probarlo durante una semana, puedo entender el porqué de su éxito.

Exterior.

El que pudimos probar venia con el acabado GT Line que tiene un precio de salida de 19.800 € y puedo asegurar que estéticamente es un coche con unas líneas muy actuales. Se encargan de darle este aire moderno unas barras laterales, parecidas a una baca pero con un diseño mucho más pulido, en el techo color negro brillante, a juego con las tapas de los retrovisores. Cuenta también con unas llantas de 17” en forma de hélice de 5 radios principales y 5 secundarios bitono cromado y negro brillante. Otros detalles cromados podemos verlos en los paragolpes delantero y trasero, y en la salida de escape. El resto del coche estaba pintado en un rojo Ultimate (630 €).

 peugeot-2008-exterior-03-adictos-a-la-gasolina peugeot-2008-exterior-03-adictos-a-la-gasolina

En la parte delantera cuenta con dos calandras, una encima y otra debajo de la matrícula en negro brillante. Los faros son alargados e inclinados, dotando al Peugeot de “una mirada” característica. Los antinieblas delanteros y traseros están enmarcados en unos faldones de plástico duro que recorren todos los bajos del coche, así como los cuatro pasos de rueda. Este detalle nos recuerda a los coches todo camino.

Interior.

El 2008 es un coche para personas a las que les gusta tener un puesto de conducción alto. Tan solo subirme, lo primero que me vino a la mente fue que no estaba acostumbrado a esas alturas. Aunque no por ello resulta incómodo, al contrario, cuenta con unos asientos realmente cómodos que consiguen que hagas muchos kilómetros sin que la espalda se resienta. La tapicería es la que viene de serie en el acabado GT Line. Se llama tapizado Maille Oxford 6301+ BORFSB, una nomenclatura un tanto complicada. Ya que sería más fácil decir que son todos negros, salvo el detalle de cuadros Oxford rojo y bitono gris que hay en medio de cada uno. Otro detalle que resalta mucho el interior, son las costuras en rojo de la tapicería y que van a juego con la los cinturones de seguridad.

Sin embargo, hay un detalle que rápidamente capta mi atención y lamentablemente no me gusta, el volante oculta parcialmente la instrumentación que se esconde detrás. El salpicadero destaca por su minimalismo, sin elementos que nos hagan quitar la vista de la carretera. Se encuentra dividido en dos partes, la inferior donde están situados los botones encargados de gestionar la climatización automática bizona, el cierre centralizado, etc. Y la parte superior, en la que se encuentra una pantalla táctil de 7” desde la que se gestiona el apartado multimedia, su uso es muy fácil e intuitivo.

 peugeot-2008-interior-06-adictos-a-la-gasolina

Pasando a las plazas traseras, aunque esta homologado para tres pasajeros, lo recomendable es qué para viajar cómodamente, sean dos los que ocupen estas plazas. Aunque esto es la tónica general en la mayoría de los vehículos últimamente.

El maletero cuenta con una capacidad de 410 litros que se ven ampliados hasta los 1.400 litros si optamos por abatir los asientos traseros. Aunque 410 litros de capacidad no son muchos, ya que cualquier berlina tiene más maletero, por lo menos sus líneas son rectas y podemos aprovechar bien cada rincón del maletero.



Motor y comportamiento.

Nuestra unidad de pruebas venia equipada con el motor gasolina tricilíndrico turboalimentado 1.2 PureTech de 110 CV, asociado a una caja de cambios manual de 5 velocidades y con grip control de 5 modos: asfalto, nieve, barro, arena y esp off.

Es el motor con menos potencia que ofrece Peugeot, pero para un uso cotidiano, no se queda corto. Pero si nuestra intención es la de realizar viajes con la familia, la mejor opción es optar por el motor de 130 CV en caso de que queramos una motorización gasolina.

 peugeot-2008-motor-adictos-a-la-gasolina

Este motor de 110 Cv es silencioso y agradable de conducir. En ciudad se mueve con alegría y los consumos que nos ofrece son bastante ajustados. En carretera es un motor muy elástico que aunque no tenga la respuesta de un deportivo, se defiende bien. Los pasos por curva en los dos ambientes no son deficientes, eso nos gustó, ya que nos temíamos que si podrían serlo por la altura del coche. La frenada es suficiente para la potencia de este modelo, con una respuesta rápida y momentánea.

Destacar la ayuda que supone el park assist y la cámara de visión trasera (550.01 €) a la hora de aparcar en sitios pequeños, ya que al estar en altura, es mas complicado de medir la distancia que tienes hasta el coche anterior y posterior.

Conclusión.

 

Si quieres un coche con una buena relación de precio, que sea práctico para la ciudad y no eres de los que exprimen hasta el último caballo, este es tu coche. Es ideal para la familia con niños o si tienes mascotas, ya que los asientos son bastante grandes y se limpian con facilidad. Esto último por experiencia lo digo. 

Otro detalle es la estética, pocos coches hay con una estética tan ciudada y que tengan en cuenta hasta los cinturones de seguridad, por lo que si eres de los que mira mucho los interiores, este coche también te interesa.

Así que no te lo pienses, si te gustan los suv, maneja este Peugeot 2002 GT Line entre tus opciones.

Galería completa. 

Comentarios