domingo 5/12/21
REAL MADRID

Zidane, por el mismo camino que le costó la destitución a Ancelotti

El entrenador madridista realiza rotaciones de poco alcance y tiene la intención de tirar de los mismos jugadores en la gran mayoría de los partidos

Casemiró tampoco tuvo demasiadas oportunidades con Zidane de segundo.

En cuatro partidos de Zidane en el banquillo del Real Madrid, la idea de juego está muy clara, mientras que los papeles de los actores principales y secundarios  también están muy definidos. Zizou intenta llevarse bien con todo el mundo, pero está claro que solo unos pocos cuentan con su total confianza. Eso mismo le ocurrió a Ancelotti cuando el francés era su segundo entrenador y también cuando Hierro se convirtió en su mano derecha.

De hecho, este Madrid cuenta con ocho futbolistas titulares que difícilmente se perderán un partido. Keylor Navas, Marcelo, Ramos, Kroos, Modric, Cristiano Ronaldo, Bale y Benzema jugarán siempre que estén sanos. Varane parte con ventaja con respecto a Pepe en la posición de segundo central, pero el portugués también disputará muchos partidos.

Asimismo, Carvajal jugará siempre en los partidos de casa, pero el entrenador espera que Danilo pueda coger confianza lejos del Bernabéu, donde no soportaría los pitos de su propia afición, para recuperarle para la causa. Del mismo modo, James o Isco ocuparán el puesto que falta en el once titular, aunque con el colombiano a su mejor nivel, su precio y salario juegan en su favor. Zidane se comportará de forma diplomática con Florentino y sabe que el presidente desea que el ‘10’ triunfe a toda costa.

En cualquier caso, James e Isco jugarán juntos siempre que haya una baja y la idea es que los dos se sientan en el once inicial hasta el final, puesto que será difícil que todos los titularísimos estén sanos siempre. Zizou ya probó a los dos juntos en el centro del campo juntos en el centro del campo frente al Espanyol, por lo que incluso si se lesiona Modric el relevo está muy claro.

Zidane defiende las rotaciones con la boca pequeña y solo confía en quince futbolistas. Los catorce titulares más Jesé, que será el primer cambio en la gran mayoría de los encuentros.  De hecho, la presencia de Casemiro, Kovacic y Lucas Vázquez, muy importantes en la época de Benítez, se ha reducido hasta el punto de que ninguno de los tres llega a la media hora de juego en los cuatro partidos que lleva el nuevo entrenador en el banquillo.

Kroos sigue sin un recambio rodado

En cambio, el técnico intenta quedar bien con ellos en rueda de prensa y promete que los menos habituales entrarán siempre que pueda en partidos como el del Espanyol. “Son jugadores muy importantes, a los que hay que añadir a Nacho o Arbeloa, que hacen mejores a los demás. Estoy convencido de que si ganamos algo es por el grupo, por todos, no solo por tres jugadores”.

En resumen, Zizou repartirá los minutos de la basura entre los ocho futbolistas de la plantilla que no cuentan para nada, salvo lesiones, y otros tres jugadores del Castilla a los que considera miembros de pleno derecho en el primer equipo. Habla constantemente de 26 futbolistas, pero solo confía en quince y ni siquiera le preocupa si Cheryshev sale este lunes o se queda sin jugar ni un minuto. Arbeloa, Nacho, Kiko Casilla y Rubén Yáñez tampoco han jugado nada. No obstante, el entrenador corre un riesgo claro en casos como el de Kroos, puesto que, si el alemán se lesiona, Casemiro puede entrar en los partidos decisivos con poco rodaje en minutos de máxima exigencia.

Por eso mismo, Ancelotti fue despedido del Real Madrid al termino de la pasada temporada. El italiano estuvo muy cerca de renovar su contrato en el mes de enero, cuando el club ganó el Mundialito de Clubes, pero un sector de la directiva presionó a Florentino para paralizar la firma del nuevo contrato porque se empezaba a ver al equipo muy cansado.

Finalmente, el club no ganó nada en junio y el grupo que criticaba la gestión del vestuario del entrenador impuso su criterio. Según ellos, el equipo había llegado agotado al final por la ausencia de rotaciones en partidos de poca relevancia, pero este mismo criterio no se piensa aplicar a Zidane, puesto que después de Benítez la vara de medir es muy diferente.

Comentarios