martes 27/7/21
Sin efecto

Los hermanos Guardiola burlan el reglamento

La unión del City de Pep y el Girona de Pere ha sido trazada minuciosamente para esquivar la normativa que impide poseer el control de más de un club en Europa. Lo mismo sucede con el 'fair play' financiero, que el PSG evadirá sin ningún inconveniente

guardiola
Pep Guardiola y Pere Guardiola.

Tras las dos primeras jornadas celebradas en la Liga Santander, son diez los equipos los que aún no conocen la derrota. Entre ellos figura un recién ascendido, el Girona, que asombró en su estreno ante el Atlético de Madrid. El conjunto catalán ha ascendido por primera vez en su historia a la máxima categoría, y parece preparado para asentarse en ella. Su buen rendimiento no es casualidad, responde a un puñado de incorporaciones que han llegado procedentes del Manchester City. El propietario del equipo inglés lo es también ahora del equipo de Pablo Machín.

Se anunció la semana pasada, y el asunto no pasó desapercibido. Además del City Football Group, otra entidad adquirió a partes iguales el 88% de las acciones: Girona Football Group. Esta empresa es, curiosamente, propiedad de Pere Guardiola, hermano de Pep Guardiola, técnico del City, y gran conocedor del filial del equipo inglés. Una forma de formalizar una unión que arrancó en 2012 con la llegada de Txiki Berigistain, gran amigo del que fuera entrenador del Barcelona. Desde entonces el préstamo de jugadores al Girona ha sido evidente, hasta el punto de que Quique Cárcel, director deportivo, haya expresado que les han “ayudado mucho”.

Es la primera incursión del City Football Group en España, después de poseer equipos en diferentes continentes: Melbourne City, New York City, Yokohama y CA Torque. Lo cierto es que la incursión en otro equipo Europeo ha estado meditada y analizada hasta ser conscientes de que podían esquivar todas las reglas que establece la Asociación de Fútbol. Este organismo prohibe que un gerente, funcionario o club “tenga algún interés en el negocio”. Sin embargo, esta normativa solo se aplica en Inglaterra, España es por tanto una vía de escape que han sabido aprovechar para seguir adelante con su proyecto.

Otro artículo de este organismo detalla que nadie puede tener “el control o la influencia sobre más de un equipo”. Red Bull, que posee varios, salió indemne al considerarse simplemente un patrocinio. En la adquisición del Girona han tomado precauciones y se han repartido las acciones. El City ha tomado un 44%, la misma cantidad que Pere Guardiola. Otra forma de evadir las normas y formalizar un ‘pacto’ que ha tenido diferentes movimientos. En la temporada 2015/2016 desembarcaron Chidiebere Nwakali, Rubén Sobrino, Florian Lejeune y Maffeo, que renovaría después por tres temporadas. El pasado curso llegaron Pablo Marí y Angeliño este curso han sido Douglas Luiz, Aleix García, Marlos Moreno y Olarenwaju Kayode.

El ‘Fair Play’ financiero, sin efecto

Uno de los conceptos más sonados este verano tampoco parece tener el efecto deseado por la UEFA. Ideado en 2011 como una restricción al gasto masivo de dinero, ha sido esquivado por los diferentes equipos. Sin ir más lejos, el desembolso se ha acrecentado con el tiempo y en esta ventana se han producido los tres fichajes más caros de la historia del fútbol. Para cumplir con la normativa ningún equipo puede gastar más de cinco millones más de lo que ha ingresado en los tres últimos años. Esto provocó que los rumores de la marcha de Neymar al PSG parecieran una utopía, pues el montante global de la operación se disparaba hasta los casi 500 millones de euros. Finalmente se formalizó.

Ahora, mientras el equipo parisino busca colocar a varios de sus efectivos, ha trazado otra operación que se hará oficial en las próximas horas. Mbappé le costará al PSG un total de 180 millones de euros. La maniobra, bloqueada de inmediato por la UEFA, podrá realizarse con una sencilla artimaña. Cesión y fichaje la próxima temporada. Una fórmula que podría repetirse con otros jugadores, y que puede dejar cesiones largas que finalicen con un pago al término del contrato del futbolista. Normas para evitar el control de clubes y el gasto mayúsculo que no han surgido efecto alguno como ha dejado patente el transcurso del tiempo.

Comentarios