viernes 06.12.2019
Real Madrid

La estadística prueba que la baja de Ramos no es importante

El central de Camas se perderá las próximas seis semanas de competición por culpa de una dolencia en la rodilla, pero eso no significa que el club blanco lo tenga que pasar mal sin él

Ramos tuvo que retirse antes de tiempo en su último partido.
Ramos tuvo que retirse antes de tiempo en su último partido.

La temporada 2015/2016 no ha empezado de la mejor manera posible para Sergio Ramos. El defensa andaluz no ha mostrado todavía su mejor versión, ha concedido varios penaltis y ha dado demasiadas facilidades a los delanteros, dentro de un equipo que todavía no ha encontrado el rigor y la colocación óptima. Como siempre, su aportación goleadora le salva, lleva tres tantos, pero se espera mucho más de él en su propio área.

Además, el capitán del Real Madrid cayó lesionado en el partido que la selección española jugó en Albania. El defensor apoyó mal tras un salto y se produjo un esguince de grado II en su rodilla. De esta forma, Zidane no podrá contar con él en las próximas seis semanas, por lo que no estará disponible en los encuentros frente al Betis, Athletic, Alavés y Leganés en Liga y tampoco podrá jugar en los dos choques frente al Legia en la Champions.

Asimismo, el tema se agrava considerablemente, si se tiene en cuenta la plaga de lesiones que sufre el equipo en esta fase inicial de la temporada. No obstante, en este caso, no se puede achacar estos contratiempos al trabajo del doctor Olmo, puesto que las dolencias de Modric y Casemiro también son en la rodilla. En resumen, los problemas son articulares y no musculares, aunque en el caso del croata sea fruto del desgaste.

De esta forma, el club se queda sin gran parte de su columna vertebral, pero lo cierto es que la situación no debe alarmar a nadie, pese a que muchos hayan puesto el grito en el cielo con la caída de Ramos. El Real Madrid cuenta con Pepe y con Varane, al que le vendrá de lujo la ausencia del ‘4’ para recuperar su confianza, más la opción también fiable de Nacho como solución de emergencia.

Los números no engañan

Por otro lado, el equipo blanco no ha acusado en exceso la ausencia de Ramos en sus ausencias anteriores. De hecho, el Madrid no ha perdido en los últimos 23 partidos que se ha perdido el andaluz. En estas últimas fechas, los datos son bastante reveladores, puesto que ganó 20 de esos choques y solo empató tres.

Del mismo modo, en el total de los números desde que Ramos llegó al Real Madrid, la conclusión que se puede extraer tampoco es ni mucho menos dramática. El Madrid jugó 124 partidos sin él, ganó en 83 y perdió en trece. Además, es indudable que Ramos tiene una capacidad innata para estar bien a final de temporada, por lo que perderle en esta fase del año puede tener una importancia relativa.

Al igual que le pasó a Iker Casillas y a otras grandes leyendas blancas en sus últimas buenas temporadas, Ramos lleva varios cursos en los que su nivel es discreto en los primeros meses del año, pero su gen competitivo le hace ser insuperable y no cometer errores de peso cuando llegan los momentos de la verdad. Tiene 30 años y conoce su cuerpo a la perfección, aunque no le agrade ni lo más mínimo perderse un solo encuentro. Su preparación es antagónica a la de Cristiano, que vive obsesionado con superarse a sí mismo desde la primera jornada.

En cualquier caso, dada la composición de la plantilla del Real Madrid, la baja de Casemiro es mucho más preocupante, puesto que es el único futbolista que no tiene un recambio natural. Modric también es fundamental para romper las líneas rivales, pero al igual que en el caso del central duele menos que no esté en esta fase del curso. Asimismo, su ausencia debe de leerse como una oportunidad para recuperar para la causa a jugadores como Isco o James y también para estimular a Asensio y Kovacic. Por último, el calendario que tiene el club por delante no es nada exigente y los suplentes deberían estar capacitados para ganar con solvencia a todos esos rivales, aunque el Atlético de Madrid está en el horizonte y tampoco conviene despreocuparse de las recuperaciones.

Comentarios