viernes 18.10.2019

GM devuelve 200 millones de euros de los 1.500 concedidos por Berlín

El fabricante General Motors (GM) ha comenzado la devolución del crédito puente facilitado a Opel por el Gobierno alemán, informó este martes GM Europa. El jefe financiero de GM Europa, Enrioco Digirolamo, anunció a través de un comunicado difundido por la central europea en Zúrich que la empresa realizó este martes un pago de 200 millones de euros. Por su parte, Magna International anuncio este martes que aceptaba la decisión de General Motors de no venderle la marca Opel, pero piensa exigir el pago de los costes por la fallida gestión de compra al grupo automovilístico. El máximo responsable de Magna, Siegfried Wolf, declaró este martes a la radio austríaca que quiere hablar con GM para que le indemnice por los costes generados de unos 100 millones de dólares en los meses pasados para preparar la adquisición de Opel.

"Se valorarán muchas otras operaciones, ya que General Motors quiere basarse en nuestro plan de negocios" para Opel, comentó Wolf a la emisora.

Pese a que GM retiró en el último momento su intención de vender Opel a Magna para sorpresa de ese grupo y de muchos expertos, Wolf confía en poder entrar igualmente en un mercado de gran potencial como el ruso, donde ya están implantadas algunas filiales de Magna.

En una entrevista en la televisión, Wolf había manifestado en una primera reacción este lunes que su empresa "tiene que respetar la decisión tal como ha sido tomada (por GM)".

"No podemos lamentarnos. Tenemos poco tiempo para ser sentimentales. Debemos centrarnos en nuevos desafíos", dijo el ejecutivo austríaco, que durante más de medio año trató de atar el complicado proceso de adquisición de Opel.

Magna iba a controlar junto con el banco estatal ruso Sberbank más de la mitad de Opel, según varios preacuerdos pactados con GM, que sin embargo, al final y para sorpresa de todo el sector, decidió cancelar la venta para sanear la marca europea por su cuenta.

Preguntado por la opinión de Frank Stronach, el fundador austríaco de Magna, Wolf señaló que éste dijo que "la vida y el negocio siguen".

"Tenemos que centrarnos en eso y no en lo que podría haber sido", agregó el ejecutivo.

Debido a las intenciones de Magna de convertirse en un mayor fabricante de vehículos, la empresa empezó a tener problemas con algunos de sus principales clientes (como la alemana Mercedes) ya que con la compra de Opel se habría convertido en un competidor directo.

Reacciones rusas

Por su parte, Rusia no descartaba este martes la posibilidad de querellarse contra GM por haber cancelado la venta de Opel.

Herman Grez, presidente del Sberbank, aseguró que "actualmente, estamos teniendo consultas con GM a raíz de unas relaciones jurídicas que habíamos entablado y que ahora tenemos que rescindir".

El banquero dijo a la prensa que el Sberbank espera resolver sus problemas con GM "sin recurrir a los procedimientos judiciales", pero advirtió de que, si es necesario, no dudará en recurrir a los tribunales.

GM devuelve el dinero

General Motors ha comenzado la devolución del crédito puente facilitado a Opel por el Gobierno alemán con un pago de 200 millones de euros, según informo la compañía.

El gobierno alemán otorgó a Opel un crédito puente de 1.500 millones para preservar la filial europea de GM de la quiebra de su matriz, de los que se han utilizado 700 millones.

Tras la venta frustrada de Opel al grupo encabezado por Magna, las autoridades de Berlín han exigido la devolución de esas ayudas antes del 30 de noviembre, fecha en la que expira el crédito.

Con el pago de este martes, GM deberá devolver aún 600 millones de euros, cantidad que Digirolamo dijo espera que se podrá satisfacer.