lunes 26/7/21

El Gobierno aprueba mañana la Ley de Memoria que promovió Carmen Calvo

La nueva Ley de Memoria Democrática será aprobada mañana martes por el Consejo de Ministros, diez meses después de que el anteproyecto de la norma recibiera el primer visto bueno por parte del Gobierno, promovido e impulsado por la ya exvicepresidenta primera, Carmen Calvo

Carmen Calvo, PSOE.

De hecho, el texto iba a ser aprobado para su remisión a las Cortes en la anterior reunión del Gabinete de Sánchez, pero la remodelación en la que Calvo ha sido relevada por Félix Bolaños en la cartera de Presidencia llevó al nuevo ministro a aplazarla una semana más antes de su aprobación definitiva.

De este modo, el que ha sido uno de los proyectos legislativos más señeros del mandato de Carmen Calvo ve la luz coincidiendo con su marcha del Gobierno y tras resolver algunas modificaciones sobre el anteproyecto visto en primera lectura, las más importantes a instancias del Consejo General del Poder Judicial (CGPJ).

Este órgano emitió un informe no vinculante con varias advertencias, entre ellas algunas referidas a los preceptos que podrán permitir la disolución de entidades que enaltezcan el franquismo o al dictador, como es el caso de la Fundación Francisco Franco, y que podrían estar amparadas por la libertad de expresión.

El Gobierno ha atendido estas recomendaciones y en el documento que mañana aprueba para su remisión a las Cortes utiliza otra vía que conjuga sus pretensiones de atajar cualquier pronunciamiento a favor del franquismo con un posible respaldo constitucional invocando el supuesto de que la apología del régimen supone "vilipendio" a las víctimas de la dictadura.

De hecho, la protección y reconocimiento de las víctimas de la Guerra Civil y la dictadura supone el sustento de todo el entramado jurídico de la norma, heredera de la Ley de Memoria Histórica de 2007, que pretende mejorar, tratando que cubrir aquellas carencias que ha dejado patentes en estos 14 años.

Se condena el golpe de Estado del 18 de julio de 1936 y la dictadura y se declaran nulos los juicios represivos del franquismo, un punto en el que también el CGPJ sugirió limitar la nulidad "a la existencia de un contenido específico de condena o sanción".

Una vez que se exhumaron los restos de Franco del Valle de los Caídos, la Ley de Memoria Democrática dará las pautas para transformar el enclave en un cementerio civil dedicado a rendir homenaje a los dos bandos de la contienda y permitirá extinguir la Fundación de la Santa Cruz, dirigida por benedictinos.

Se impulsan las exhumaciones de restos de las víctimas, se habilitará un banco de ADN para facilitar las identificaciones de los desaparecidos y habrá un fiscal de Sala en el Tribunal Supremo para proteger los derechos de las víctimas e impulsar la investigación de los crímenes del franquismo.

La Ley de Memoria Histórica no preveía castigar con multas los incumplimientos de la norma, algo que sí incluye la nueva legislación, con un régimen sancionador que con cuantías de hasta 140.000 euros para las infracciones más graves, como la destrucción de fosas o el menoscabo a los lugares de memoria democrática.

El proyecto de ley se enviará a las Cortes para el inicio de su tramitación en el Congreso en el próximo período de sesiones, a partir de septiembre, y durante la cual los grupos parlamentarios podrán proponer más modificaciones.

El ministro de la Presidencia, Félix Bolaños, tiene previsto comenzar esta semana una primera ronda de contactos telefónicos con los portavoces parlamentarios en la que presumiblemente abordarán el calendario de tramitación de las principales normas que llegarán al Congreso, como el techo de gasto o los presupuestos. EFE

 

Comentarios