Jueves 18.04.2019
La mejor decoración para tu jardín

Los árboles, cada vez más utilizados para decorar todo tipo de patios

Disponer de una casa con jardín es uno de los deseos más recurrentes de las personas a lo largo del mundo por las obvias implicaciones que esto tiene, y ha sido así a lo largo de los años con el transcurso de las distintas generaciones

Recientemente, sin embargo, esto ha adquirido aún más valor con la gentrificación de las ciudades, el aumento de los pisos de viviendas y el menor acceso a la misma por parte de las generaciones más jóvenes, provocando que dichos espacios se encuentren todavía más valorados que en periodos anteriores.

Contar con un jardín o patio que poder aprovechar para realizar las actividades que se desee significa disfrutar también de cierto éxito en lo personal, y por ello el cuidado que se dedica a estos también ha ido en aumento. Porque si algo queda claro es que disponer de una superficie de estas características en el hogar lleva implícitas una serie de circunstancias que hay que asumir, como es el trabajo del mismo, la decoración y el aprovechamiento más idóneo para cada situación.

En muchos casos esto significará decorado y dotarlo de una buena imagen a través de distintas plantas y árboles que ayuden a conceder al jardín un aspecto más agradable en todos los aspectos. Es por esta razón por la que los árboles y plantas de jardín están cada vez más en boga, siendo un recurso ideal para obtener no solo un jardín más bonito, sino también más fresco y natural.

Los mejores árboles para decorar el jardín

Resulta importante conocer, por lo tanto, cuáles son los mejores árboles para tener en el jardín, ya que no todos son igual de óptimos para estos espacios ni se desarrollan de la misma manera. Entre ellos, se encuentran los olivos, los magnolios, los arces japoneses, los cipreses, el madroño o cerezo de flor, siendo estas especies que adquieren un tamaño moderado y que, por consiguiente, da la posibilidad de tenerlos en un jardín o patio sin que suponga ningún problema en términos de espacio.

Además, será necesario tener en cuenta el tamaño del espacio cultivable, ya que aquellos de mayor envergadura no serán tan recomendables para tener en espacios reducidos o si no existe la posibilidad de poder transplantarlos cuando crezcan. Lo ideal es disponer de aquellos que puedan caber en maceteros de madera o jardineras de exterior, pues esto asegura que nunca van a exceder un determinado tamaño y que pueden ser reubicados de un lugar a otro. Como añadido, estas jardineras de madera o de otros materiales aseguran que el suelo no se verá levantado o perjudicado por las raíces de los árboles al crecer, algo que suele ocurrir con cierta frecuencia en las especies que adquieren mayor tamaño.

Las acacias, las hortensias o el pino negro japonés son algunos de los otros muchos árboles que se pueden tener en un patio sin que esto suponga ningún problema de los mencionados. Hablando en términos generales, existe una ingente cantidad de plantas árboles y arbustos que pueden ser idóneos para los patios, por lo que uno deberá identificar cuáles son sus preferencias y cuáles le convienen más teniendo en cuenta las particularidades de cada hogar.

La conveniencia, siempre una prioridad

Como en casi todos los procesos decorativos, no hay que perder de vista en ningún momento que el objetivo de la adquisición y plantación de estos árboles tiene un fin estético, de adorno y de adecuación del espacio, por lo que deberán responder a unas características concretas. En relación a esto, será necesario también plantar únicamente aquellos que sean necesarios y que mejor resultado den para la zona en la que uno se encuentre, dado que los vegetales dependen en gran medida de las condiciones climatológicas para poder subsistir en condiciones óptimas.

Para poder conseguir los resultados esperados sin ningún sobresalto lo más adecuado será realizar una planificación previa detallada de cuál es el aspecto final que se quiere conseguir en el patio o jardín y, posteriormente, seleccionar las especies y el número de ellas que se quiere obtener. Solo así será posible disponer, al final del proceso, del espacio de ensueño que toda

Comentarios