TRAS MÁS DE DOCE HORAS

El motín en el Centro de Extranjeros de Aluche termina de forma pacífica

La rebelión estalló hacia las 21:15 horas de anoche cuando unos 60 inmigrantes se atrincheraron en la azotea para pedir "libertad" y "dignidad". La UFP denuncia que ya había advertido a la Policía de que se estaba planeando el motín 

Internos encaramados en la azotea del CIE de Aluche. | Twitter
Internos encaramados en la azotea del CIE de Aluche. | Twitter

Los inmigrantes del Centro de Internamiento de Extranjeros (CIE) de Aluche, en Madrid, que durante más de doce horas se han amotinado en la azotea del edificio, han regresado al centro de forma "pacífica y voluntaria".

Los internos han permanecido más de doce horas atrincherados en el CIE para pedir "libertad", "dignidad" y "justicia". 39 internos, la mayoría de origen argelino, se han encaramado a la azotea del edificio, desafíando a la incesante lluvia que ha caído en la capital. Finalmente, las negociaciones que la Policía ha mantenido con los internos durante toda la noche han dado finalmente sus frutos y "de forma voluntaria" los amotinados han regresado al interior del centro. 

La rebelión estalló hacia las 21:15 horas de la noche cuando unos 60 inmigrantes se encaramaron a la azotea del edificio y comenzaron a arrojar piedras y mobiliario. Según ha informado la policía, muchos de los internos han intentado escapar.

Los inmigrantes amotinados han estado controlados en todo momento bajo la atenta mirada de los agentes antidisturbios. Mientras, personal vinculado al Ministerio del Interior trataba de negociar y comunicarse mediante un megáfono con los amotinados para llegar a una resolución del conflicto.

Según la Policía Nacional, los inmigrantes no tenían armas y no ha habido que lamentar ningún herido. También ha negado que el motín se produjese por una menor presencia policial en el CIE debido a los altercados que protagonizaron los peligrosos ultras del Legia de Varsovia en los aledaños del Santiago Bernabéu.

Efectivos de la Unidad de Intervención Policial y de la Unidad de Prevención y Reacción se desplazaron al CIE para tratar de sofocar la rebelión y lograr que los internos vuelvan a sus habitaciones. Personal de Samur-Protección Civil y Bomberos del Ayuntamiento de Madrid también acudieron al por si fueran necesarios sus servicios. 

Motín planeado

No se ha tratado de un motín espontáneo. La Unión Federal de Policía (UFP) de Madrid ya advirtió el pasado día 11 de octubre a responsables policiales de que se estaba preparando un motín en el CIE de Aluche. 

Según el correo electrónico que se remitió al jefe regional de Operaciones, el comisario principal Antonio Martín Zaragoza, agentes destinados en el CIE tuvieron constancia de que unos 90 internos argelinos estaban "preparando un amotinamiento y posterior evasión del centro".

En el correo del sindicato se señalaba que el motín se realizaría "de forma inminente, en los turnos de tarde-noche, para lo cual tomarían como rehén a personal laboral, a ser posible, y si no, a un funcionario de policía". Al parecer, en las labores previas al amotinamiento, los internos fueron manipulando algunos efectos como un pantalón de policía, cepillos de dientes, barras, tijeras, cuchillas de afeitar... "hasta convertirlas en armas, tales como punzones y pinchos".

El CIE de Aluche tiene capacidad para 280 internos y ha vivido varias fugas de internos recientemente. En agosto, 17 inmigrantes se fugaron tras limar los barrotes de la ventana de un baño. Nueve de ellos fueron detenidos ese mismo día y otro al día siguiente.

El pasado día 5 de octubre, en el CIE de Sangonera, en Murcia, 67 inmigrantes se escaparon tras un motín en el cual cinco policías resultaron heridos con policontusiones de diversa consideración.

Tras los últimos motines, los sindicatos policiales han denunciado la masificación de los Centros de Extranjeros, la falta de medios humanos y las deficientes condiciones de seguridad de las instalaciones, que favorecen que incidentes de este tipo sean recurrentes.