ISCO, CLAVE

Lopetegui destapa las carencias de Del Bosque

El técnico vasco, al contrario que su antecesor, apostó por Isco desde su llegada y éste se ha erigido como el eje de la renovada España

Isco festeja uno de sus goles ante Italia.
Isco festeja uno de sus goles ante Italia.
Lopetegui destapa las carencias de Del Bosque

El encuentro del pasado sábado frente a Italia se erigía decisivo de cara a obtener un billete a para el Mundial de 2018. Técnico, plantilla y aficionados eran conscientes y redondearon una noche “mágica”, como quiso tildarla el capitán Sergio Ramos. El Bernabéu se entregó y el equipo respondió con creces. La ausencia de un ‘nueve’ puro dejó pocas ocasiones, pero dos zarpazos de Isco sirvieron para sentenciar a Italia. El malagueño firmó una exhibición sin precedentes, donde además de los dos goles, de belleza factura, regaló regates para el recuerdo.

El equipo de Lopetegui se movió en torno a su figura, como sucede en el presente Real Madrid de Zidane. Un futbolista sobresaliente que en Rusia disputará su primera competición con España a sus 25 años, pese a que despuntó muy joven en el Málaga y fue uno de los grandes nombres de aquel Europeo Sub 21. La culpa de su ausencia en el Mundial de Brasil 2014 y en la Eurocopa de Francia 2016 la tiene Vicente del Bosque, que pese a ser uno de los técnicos más laureados de la historia del fútbol no supo vislumbrar el talento que tenía entre manos.

Los 53 partidos, los once tantos y las nueve asistencias que Isco cuajó en su primera campaña con el Real Madrid no convencieron a Del Bosque. El técnico se mostró desencantado con el papel de ‘suplente’ que el mediocentro ostentaba en el equipo blanco y con la irregularidad del futbolista. De ahí que ni siquiera le incluyera en la preselección, donde sí figuraban hombres como Cazorla, Fabregas, Koke o Iturraspe. Aquella cita en la que la selección ni siquiera superó la fase de grupos supuso un punto de inflexión, después de la reciente y gloriosa triple corona.

Del Bosque anunció que 2016 sería su última cita y abogó por concluir su etapa con aquellos hombres con los que más vínculo había mantenido en el último lustro. El relevo general fue escaso y en la lista de 23 hombres tampoco figuró Isco, que había repartido doce asistencias con el Madrid. Saúl, Koke, Thiago y Fabregas le arrebataron su plaza. De aquel torneo tampoco se guarda un buen recuerdo.

El rumbo del equipo ha cambiado con la llegada de Lopetegui, que aún no conoce la derrota. El seleccionador ha recuperado la buena senda que en su día inicio Luis Aragonés y, de paso, ha destapado las carencias de Del Bosque a la hora de hacer sus convocatorias. El técnico vasco mostró una confianza total en Isco cuando éste más relegado estaba en el Real Madrid. Ahora, el transcurso del tiempo le ha dado la razón y el malagueño se ha convertido en el eje del equipo.