Lunes 12.11.2018
Fueron expulsados el 1-O

El boicot hostelero origina las deficiencias que sufren los policías en Cataluña

Muchos de los hoteles de Cataluña se niegan a admitir a miembros de las Fuerzas de Seguridad, y quienes lo hacen no pueden garantizar su seguridad

A la izquierda un camarote del Piolín, a la derecha una de las nuevas habitaciones para los policías
A la izquierda un camarote del 'Piolín', a la derecha una de las nuevas habitaciones para los policías

Cientos de miembros de la Policía Nacional y de la Guardia Civil se han desplazado estos días a Cataluña en previsión de los problemas que pueda haber de cara a la Diada. Temen, dicen, que grupos radicales puedan poner en jaque la seguridad ciudadana. Sin embargo, el traslado de tantos efectivos a un punto concreto ha provocado graves problemas logísticos que recuerdan a la polémica surgida en torno al “Piolín”, el barco en el que los policías vivieron hacinados durante semanas.

Según ha denunciado el sindicato UFP, las instalaciones del cuartel del Bruc, en Barcelona son “deplorables, ruinosas y tercermundistas". "Hasta 40 personas en un mismo habitáculo o espacios muy reducidos con hasta 10 literas y limitados aseos compartidos", con literal "amontonadas en los pasillos", se han quejado, añadiendo que esas condiciones son peores que las de los barcos en los que pernoctaban durante el 1-O.

Fuentes policiales han explicado a Estrella Digital que si bien es cierto que el espacio es muy limitado, no había alternativas viables. “La mayoría de los hoteles no querían admitir a miembros de los Cuerpos de Seguridad y en los pocos que lo hacían no podían garantizar nuestra seguridad.  Estaba la alternativa de alquilar pisos, pero debemos entregar nuestros datos y no sabemos el uso que se les puede dar. No hay que olvidar que durante el 1-O se nos expulsó de hoteles y se filtraron datos de miembros de la Policía y la Guardia Civil. Los compañeros somos constantemente acosados en Cataluña por ciertos grupos de la sociedad.”, comenta a Estrella Digital un agente desplazado en Cataluña.

“Los cuarteles no están pensados para estas circunstancias y se ha hecho lo que se ha podido ¿Se puede mejorar? Por supuesto, y están intentando buscar soluciones. Nos han pedido paciencia y se están intentado adecuar nuevos espacios. Desde luego aquí por lo menos sé que no me van a agredir. En el Piolín era peor, cierto que éramos menos por habitación, pero era un barco y mucho más incómodo.  No había apenas espacio en los baños. Pedimos condiciones dignas, eso que no lo dude nadie, pero no hay que olvidar que venimos a cumplir con nuestro deber”,  continúa.

En este sentido, desde la Dirección de la Policía se han comprometido a arreglar "en breve" la situación y ya han empezado a reubicar a algunos agentes en habitaciones de tres personas. “El responsable de los policías desplazados les ha ofrecido un alojamiento alternativo al Bruc. Ninguno de los agentes ha aceptado esta propuesta y han optado por permanecer en el cuarte. Las instalaciones del Bruc están dotadas, además, de las medidas de seguridad idóneas para acoger a los agentes y a los vehículos policiales desplazas”, han afirmado.

Tampoco desde la Guardia Civil están contentos con las formas que han rodeado el envío de efectivos a Cataluña. AUGC ha reprochado a Interior que “repita el error” de su antecesor en el cargo al retener en Cataluña a agentes a los que se les había autorizado el traslado sin mediar compensación ni ofrecer margen para planificar su situación familiar y han sentenciado que no van a permitir que se repita las condiciones en las que pernoctaron durante la ‘operación Copérnico’ hace un año.

“Marlaska tiene que pasar ahora una prueba de fuego. Nuestro trabajo es defender la Constitución española y así lo haremos, pero él es responsable de que nuestro trabajo se haga con dignidad y en buenas condiciones. Muchos compañeros tardaron meses en cobrar los atrasos en sus nóminas en el último desplazamiento y muchísimos se vieron en situaciones económicas muy complicadas. Aquí se verá cómo se preocupa el ministro por sus agentes y si permite que se nos vuelva a expulsar como apestados de pisos alquilados y hoteles”, se quejan fuentes de la Guardia Civil. “Nosotros cumpliremos, ¿él lo hará?”, concluyen.