jueves 12.12.2019

Grecia en el laberinto

Hoy es el día D en el que los griegos enredados en su laberinto y arrastrados por la vorágine de sus dirigentes marcarán la ruta para su futuro. Dice el polémico ministro de Economía y Fianzas Yanis Varufakis, en una entrevista que publica El Mundo, que lo que están haciendo con Grecia tiene un nombre y añade que "si mi país se estrella se perderá un millón de euros y eso Europa no se lo puede permitir".

Si gana el "No" Tsipras irá a Bruselas y lograra el acuerdo. En resumen, que todo este lío, al final, según él, sólo servirá para que la Troika se baje los pantalones y ceda si importar el precio pagado por los países que sí están cumpliendo a base de sacrificios.

Más allá del descalabro económico, del corralito, de las imágenes de pensionistas griegos desesperados para recibir su " racionamiento" de 60 euros al día con los que poder dar de comer a la prole, lo que ocurre en el país heleno sirve de excusa para recordar lo mucho que los griegos han hecho en la historia antigua por esta civilización. La lengua, la filosofía, el arte , la geometría, la retórica, la lírica ... Y todas las ciencias y las letras tuvieron un origen en lo que fue la Grecia clásica. Hemos releído a Platón, recordado a Apolo, nos hemos paseado por las hermosas costas de ese bello país y ¡ de golpe ¡ nos hemos encontrado con la cruda realidad : que apenas queda nada de la grandeza que fue, porque desde la época antigua los gobernantes han ido empequeñeciendo su discurso y procurando una vida peor para los ciudadanos de ese país.

Ahora la realidad es que Grecia esta prácticamente en bancarrota y no paga sus deudas aunque los demás tengamos que hacerlo religiosamente. Pero este argumento tan extendido y que tanto indigna a los países cumplidores es, según el hombre de las cuentas griego Varufakis, parte de una gran mentira. "Eso es lo que Goebbles llamaba propaganda, el mejor modo de extender una  mentira es repetirla sin cesar. Los griegos somos gente orgullosa, que queremos pagar nuestras deudas, pero uno no puede pagar si la deuda continúa aumentando y sus ingresos continúan reduciéndose...para poder arreglar nuestras deudas tenemos que arreglar primero nuestra economía y la manera de hacerlo es poniendo fin a la austeridad porque la austeridad reduce los ingresos y se ha demostrado no sólo inefectiva sino perjudicial " ha dicho, aunque el argumento tiene muchísimos puntos débiles.

Lo que esta claro es que Syriza ha convertido la crisis de su país en una oportunidad para consolidarse políticamente, porque ante los ciudadanos lo que hace es defender la dignidad de Grecia frente sus acreedores y cuando a uno le tocan la dignidad....ya se sabe. Lo que no ha calculado es que su imagen iba a caer ¡nada menos! que once puntos en popularidad en los tres primeros días de corralito y que, de seguir asi la cosa y si los bancos no le prestan dinero a Grecia, al final puede haber un estallido social. De entrada, los ricos ya han sacado su dinero y lo han puesto a buen recaudo mientras los pobres, es decir una mayoría de la población, sigue en una situación desesperada. Grecia ya ha cruzado las líneas rojas. Ahora habrá que esperar al resultado del Referéndum y todos contienen la respiración . A nadie le interesa una salida del Euro de los griegos y el dinero es cobarde, muy muy cobarde.

Grecia en el laberinto
Comentarios