martes 27/10/20

¿Qué ventajas e inconvenientes tienen los pisos de particulares?

Los pisos entre particulares refieren a los inmuebles que son ofrecidos en calidad de venta o alquiler pero que no se acuerdan mediante agencias inmobiliarias o servicios de intermediación. Las ventajas de utilizar este método, tanto para compradores como para propietarios son muchas, y según tu caso, puede resultar de gran utilidad
trato 2

En las transacciones entre particulares en las que no hay una institución con experiencia que medie entre las partes, es lógico que exista el temor, la duda y la inseguridad. De hecho, estas sensaciones están detrás de que pocas personas se decidan por ello, y son la razón de que hoy existan sitios especializados en ofrecer pisos de particulares, brindando una plataforma tanto para compradores como para vendedores, que sin ser un servicio de intermediación, garantiza mayor seguridad que hacerlo en el mercado tradicional inmobiliario.

Principales ventajas de pisos de particulares

Cuando se ofrece -como propietario- o se busca comprar o alquilar -como interesado- y se opta por acudir a los pisos para particulares, el principal cambio con el mercado inmobiliario tradicional a través de agencias e inmobiliarias es, precisamente, prescindir de estos servicios de intermediación. Por eso, todas las ventajas están asociadas a plantear estas diferencias.

  • Comisiones: los gastos por comisiones que asume el propietario al momento de ofrecer su inmueble para venta o alquiler pueden variar. En el caso de la venta del mismo, puede ser desde un 3% hasta un 10% del valor de tasación del inmueble. Un gasto que te ahorrarás si lo vendes por cuenta propia.
  • Cuotas: algunas agencias inmobiliarias, sobre todo las orientadas a servicios y experiencias -que ofrecen servicios integrales o 360 grados- cobran cuotas al momento de la contratación. Cuotas que pueden variar desde los 1.000€ hasta los 5.000€ según la cantidad de servicios contratados. Algo que también te ahorrarás si vendes tu inmueble sin intermediarios.
  • Experiencia: un piso es una propiedad importante. Para muchas personas es su bien más valioso. Por eso, venderlo por cuenta propia puede ser una experiencia gratificante y maravillosa que te permitirá ganar capacidades para próximos acuerdos inmobiliarios que puedas tener que llevar a cabo.
  • Precio: en el caso de los interesados, se benefician de conseguir un inmueble mucho más económico -considerando la eliminación de figuras como comisiones y cuotas-, e incluso da la posibilidad de negociar directamente con el propietario.

¿Hay inconvenientes? ¿Cuáles?

Como en todo, existen inconvenientes o desventajas, que dependerán de lo que las personas esperan que sea o de propuestas que no siempre se ajusten a todos los casos.

  • Disposición: cuando vas a una inmobiliaria como comprador, te mostrarán sus propiedades, las ventajas de cada una, en un formato fácil de revisar. Elegir es fácil. Cuando vendes tu propio inmueble a través de una inmobiliaria, estas empresas se encargan de todo a cambio de comisiones o cuotas, pero cuando vendes o compras un piso como particular, debes tener la disposición para realizar todas las gestiones, trámites, agendar visitas y demás. Normalmente, el tiempo invertido en estas tareas es mucho menor -en costes calculados- que las comisiones o cuotas que pudieras pagar, aunque no siempre compensará, sobre todo si tienes una agenda ocupada y no puedes garantizar una disposición en tiempo y forma.
  • Trámites: todo lo debe realizar el propietario. Desde tasar la vivienda hasta anunciar el piso, preparar las documentaciones, acudir a firmar, hacer fotografías, publicitar, comunicarse con interesados, agendar las visitas y atenderlos debidamente. Del mismo modo, al concretar la venta deberá hacer los trámites ante la comunidad de propietarios, cambios de titularidad, declaraciones patrimoniales, entre otros. La mayoría de las gestiones también suelen estar incluidas en los servicios prestados por una inmobiliaria, por lo que también deberás analizar tu caso particular y ver qué compensa más.

Vender un piso como particular, o comprarlo, es una experiencia maravillosa. Te permitirá disfrutar de mayores ganancias como propietario, o de alternativas más baratas como comprador sin que ambas partes se vean coartadas en sus derechos y beneficios. Sin embargo, es una experiencia que puede ser ventajosa para unas personas, mientras que para otras saldrá a cuentas asumir el coste de acudir mejor a una inmobiliaria.

Comentarios