sábado 25.01.2020
CONSEJO DE MINISTROS

Santamaría se salta la ley del silencio impuesta por Rajoy sobre corrupción ajena

La vicepresidenta del Gobierno aprovecha la mesa del Gobierno para recordar al PSOE "su reiterado apoyo a dos personas que han resultado ser procesadas" por un caso de corrupción (Chaves y Griñán). Lo hace un día después de que Rajoy asegurara que no lo utilizaría en campaña electoral

La vicepresidenta del Gobierno en funciones, Soraya Sáenz de Santamaría. Foto Moncloa
La vicepresidenta del Gobierno en funciones, Soraya Sáenz de Santamaría. Foto Moncloa

Mariano Rajoy ha impuesto una clara ley del silencio respecto a los casos de corrupción ajenos. No quiere que esta "desagradable" cuestión para él y su partido vuelva a copar la campaña electoral. El PP tiene importantes problemas en Madrid, Valencia, hasta hace nada en Granada, y ahora se ha sumado Murcia. Por este motivo tiene claro que utilizar el procesamiento de los expresidentes andaluces, Manuel Chaves y José Antonio Griñán, por el 'caso de los ERE' de Andalucía únicamente avivaría el combate dialéctico del 'y tú más' que en absoluto beneficia al PP.

"¿Qué le parece el procesamiento de Chaves y Griñán? ¿Va a utilizarlo en campaña?". Esta fue la pregunta que este jueves le hicieron a Rajoy en unas jornadas informativas organizadas por el Diario de Burgos. Y su respuesta no pudo ser más clara y contundente: "Sólo voy a contestar a la segunda pregunta. Y mi respuesta es no". De esta manera, el 'popular' dejó clara su posición a este respecto.

Este viernes, en la rueda de prensa posterior al Consejo de Ministros, la vicepresidenta del Gobierno en funciones, Soraya Sáenz de Santamaría, ha intentado remitirse a la respuesta de Rajoy, aunque finalmente no ha podido. La 'número dos' de Rajoy lleva más de cuatro años enfrentándose a las ruedas de prensa posteriores a las reuniones ministeriales. Le ha tocado capear duros temporales, aunque podría decirse que el 'caso Bárcenas' se ha llevado la palma. Comprometidos SMS del presidente del Gobierno a su exterorero encarcelado por tener cuentas millonarias en Suiza. Registros a la sede nacional de su partido. Y escándalos continuados en Madrid y Valencia que han obligado al PP a montar gestoras de transición para su gestión.

La respuesta de Santamaría siempre ha sido la misma: la mesa del Gobierno no es el lugar adecuado para hablar de cuestiones internas de partido. Una consigna que sólo ha seguido cuando se trataba del Partido Popular. Con el PSOE, CiU y Podemos no ha mostrado tanto pudor.

El 'caso de los ERE' de Andalucía es el 'preferido' de los 'populares'. Con él habitualmente recuerdan a la ciudadanía que sus casos de corrupción no son de "semejante envergadura". Tampoco escatimó en reproches a Juan Carlos Monedero y su declaración complementaria en la Agencia Tributaria, aunque sí cayó cuando se descubrió que el expresidente del Gobierno, José María Aznar, hubo ejercicios en los que tampoco declaró lo que debía. Y qué decir de la famosa 'trama del 3%' en la que está envuelta CIU. Una buena arma arrojadiza para atacar de lleno el proceso independentista catalán.

Este viernes, Santamaría ha demostrado ser incapaz de ceñirse a la estrategia de Rajoy de guardar silencio en esta cuestión. La pregunta sobre el procesamiento de Chaves y Griñán era obligada. "Es un asunto que viene de lejos. El PSOE ha reiterado su apoyo a dos personas que han resultado procesadas Le corresponde a Pedro Sánchez dar explicaciones y a los ciudadanos juzgar", ha respondido Santamaría cuando le han preguntado si teme que la corrupción vuelva a protagonizar la campaña electoral del 26J.

Comentarios