Jueves 16.08.2018
Real Madrid

Arranca el nuevo proyecto de Lopetegui en el Real Madrid

Con más dudas que certezas comenzó ayer su andadura el nuevo Real Madrid tras el verano más convulso de los últimos años. Sin Zidane y sin Cristiano Ronaldo pero con Lopetegui ya a los mandos y a la espera de que se pueda producir alguno de los grandes fichajes que ilusionen a una afición que espera ya la llegada de una nueva estrella mediática. Hazard y Courtois son los principales objetivos.

Nadie pensaba el pasado 26 de mayo que la foto que la plantilla del Real Madrid se hacía en Kiev con la 13ª Champions League que levantaban en ese momento sería tan diferente menos de dos después. De aquella foto casi todos se mantienen. Las mismas caras. Pero faltan dos. Quizá las dos más importantes de aquella instantánea.

Las declaraciones de Cristiano Ronaldo y Bale tras el encuentro presagiaban que éste no iba a ser un verano tranquilo. Y no lo ha sido, ni mucho menos. Aquellas palabras del delantero portugués que sonaban a despedida, lo eran. Y ayer mismo, Cristiano, el jugador más determinante de la última década del Real Madrid, el máximo goleador de su historia, era presentado como nuevo y flamante fichaje de la Juventus de Turín.

cr7

Por la otra banda, Bale sonaba a enfadado, quizá decepcionado por su escasa participación con Zidane en los momentos clave de la temporada. Pero de aquellas aguas agitadas, llegó la tranquilidad con las vacaciones, en las que el galés no ha tenido participación en el Mundial de Rusia 2018, que quizá es lo que le ha hecho desconectar y reflexionar sobre el papel que va a tener que desempeñar ahora en el conjunto blanco, ya sin Zidane.

Porque lo del técnico nadie lo esperaba. El entrenador que había devuelto la ilusión y los éxitos provocaba un tsunami de proporciones desconocidas con su decisión de marcharse. Una cuestión personal y profesional que pilló a todos desprevenidos y obligaba a actuar de inmediato y con un Mundial de por medio.

bale

Y ahí, en medio de todo, estaba Julen Lopetegui, cuya llegada al Real Madrid como nuevo técnico desató la crisis más importante de la Selección española en la última década. Y con ese sinsabor de haber llevado a 'La Roja' a Rusia pero no haber podido ni sentarse en el banquillo, arranca estos días su nuevo proyecto al frente de todo un trasatlántico como el Real Madrid.

El actual campeón de Europa comienza la temporada con muchas dudas sobre sí mismo y la primera está en el banquillo. Con un técnico que conoce la casa pero con ninguna experiencia en equipos grandes y ningún título profesional a esos niveles. Un entrenador que no era ni mucho menos la primera opción de la directiva de club, pero que parece contar con el visto bueno de los pesos pesados españoles del equipo.

Un Lopetegui que en apenas un mes ha tenido que cambiar el chip y ponerse el mono de trabajo en plenas vacaciones para planificar la temporada. Y para acometer sin duda la reconstrucción más importante de los últimos años, aquellos fichajes que consigan suplir, si es que se puede, y hagan olvidar, lo que parece imposible, a Cristiano Ronaldo y a Zinedine Zidane.

lopetegui

Y en ese resurgir, hay un nombre propio que tendrá que dar un golpe sobre la mesa. Gareth Bale. Él sí decidió quedarse. Seguramente, a la expectativa de lo que ocurriera con el delantero portugués y a sabiendas de que tras su marcha todas las miradas estarían puestas en él. Porque es ahora cuando deberá levantar la voz y erigirse en ese líder sobre el campo que sin duda necesita un club como el Real Madrid.

Tras la llegada de Lopetegui, las puertas han comenzado a abrirse. Las llegadas de Álvaro Odriozola y Vinícius han sido las primeras de las que se esperan por Chamartín durante la pretemporada. Aunque en la mente de todos está el posible fichaje de alguna estrella que refuerce la plantilla para suplir la gran baja de Cristiano Ronaldo.

odriozola

Y sin duda el de Eden Hazard es el nombre en el que más se piensa. Pero no será nada fácil la contratación del segundo mejor jguador del Mundial de Rusia tras su gran papel con Bélgica. El Chelsea, que esta temporada no disputará la Champions League, no está dispuesto a desprenderse tan fácilmente de él, y el precio que Roman Abramovich podría haber puesto a su salida sobrepasaría los 200 millones de euros. Otra complicación es la fecha en la que se cierra el mercado de fichajes para los clubes ingleses, cuya liga, la Premier, comienza el fin de semana del 10 de agosto.

Parece que Hazard tendrá que forzar su salida, tal y como ha expresado en las últimas horas, dejando caer que quiere marcharse y su destino favorito es la capital española. Su opción sería utilizar el llamado 'transfer request', un documento sin valor vinculante, en el que el jugador muestra su deseo de ser traspasado a otro club, que no obliga al Chelsea a desprenderse de él, pero si le mete presión al hacerse oficial y público que Hazard no quiere seguir en Stamford Bridge.

hazard

Junto a Hazard, el otro gran nombre para llegar es el de Thibaut Courtois para reforzar la portería madridista, la demarcación que más problemas le ha dado a Florentino Pérez en los últimos años, a pesar de la absoluta titularidad de Keylor Navas las últimas temporadas.

Un fichaje que parece mucho más cercano y posible para el Real Madrid, a sabiendas de que el Chelsea y el guardameta no han renovado su contrato que expira en junio de 2019. Su precio podría rondar los 35 millones de euros que, dadas las cifras que se manejan estos días, parece pocos. Aunque veremos lo que exige finalmente el club londinense para desprenderse de dos de sus estrellas a veinte días de iniciar la temporada oficial.

courtois

Y con estas dudas arrancaron este lunes los entrenamientos en Valdebebas con Lopetegui al mando, junto a los no mundialistas BenzemaBale, y también con Vinícius Júnior, la 'joya' brasileña de 18 años procedente del Flamengo brasileño. Además, también LlorenteCeballosVallejoTheoKiko Casilla, Luca Zidane y Borja Mayoral de la plantilla de la última temporada. Junto a ellos, Raúl de Tomás, que regresa de su cesión en el Rayo VallecanoFede Valverde, que estaba también cedido en el Deportivo de la CoruñaMartin Odegaard, en el Heerenveen holandés, y el portero ucraniano Andriy Lunin, fichado por algo más de 8 millones de euros.

Comienza la nueva temporada para el campeón de la Champions League, con la mayor incertidumbre que se recuerda en muchos años. Solo el tiempo dirá si las nuevas piezas tienen cabida y encaje en el nuevo proyecto del conjunto blanco.

Comentarios