martes 17.09.2019

Aragonès no descarta "Govern de concentración" o elecciones tras la sentencia

El vicepresidente del Govern, Pere Aragonès, cree que "no hay que descartar ni un adelanto electoral ni un Govern de concentración" para responder a una eventual sentencia condenatoria del Tribunal Supremo y vería "contraproducente" reducir la pluralidad del independentismo a "una única lista" electoral

Aragonès no descarta "Govern de concentración" o elecciones tras la sentencia

En una entrevista, Aragonès ha señalado que "para tomar las mejores decisiones" a la hora de dar respuesta a las posibles condenas a los líderes independentistas juzgados por el "procés" "no hay que ir con prejuicios sobre ninguna de las posibles alternativas", sino que hay que "tenerlas todas sobre la mesa".

"Yo no descartaría ni un refuerzo del Govern, con una ampliación de los apoyos o con un gobierno de concentración, ni unas elecciones", ha afirmado Aragonès, ahora adjunto a la presidencia de ERC y que a partir del congreso que los republicanos celebrarán en septiembre pasará a ser el coordinador nacional del partido.

Para Aragonès, un "gobierno de concentración" es "un escenario que no deberíamos descartar de entrada y que podríamos evaluar".

"Con quien primero lo deberíamos evaluar es con los socios del Govern. Los primeros con los que deberíamos acordarlo serían el presidente de la Generalitat y el resto de miembros del Govern. También puede ser una solución que esté encima de la mesa, creo que no es descartable", ha insistido Aragonès, que no ha concretado si en un gobierno de unidad deberían estar los comunes y la CUP.

Igualmente, la posibilidad de un "adelanto electoral" en Cataluña tras la sentencia "debe estar encima de la mesa a la hora de tomar las decisiones, no hay que descartarlo de entrada".

"Podría ser que ante una sentencia dura hubiese una sentencia popular, y eso se podría vehicular a través de unas elecciones", ha razonado Aragonès, que ha sugerido asimismo un posible "refuerzo" de la mayoría parlamentaria para "instar al Estado a abrir una negociación política para resolver el conflicto".

En todo caso, según el vicepresidente del Govern, "la sentencia por sí sola no cambiará la correlación de fuerzas en Cataluña a favor o en contra de la independencia, pero sí evidenciará la necesidad de encontrar una solución política".

Y en este terreno, ha dicho, puede haber "otros actores que no necesariamente sean independentistas pero que entiendan que esto no puede continuar así".

Por otra parte, después de que el expresidente de la Generalitat Carles Puigdemont haya vuelto a apelar a la unidad independentista en su nuevo libro "Re-unim-nos" (Reunámonos), Aragonès ha afirmado que, si JxCat y ERC tienen "direcciones políticas que 'interlocutan' y que son capaces de poder llegar a acuerdos, siempre es mucho mejor".

Pero ha alertado de que "muchas veces se ha confundido unidad con uniformidad", y "el independentismo es como la sociedad catalana, muy diverso, muy plural, no se puede reducir ni a un solo partido, ni a un solo liderazgo, ni a una sola lista electoral".

"Ni tan solo ERC, que es el partido decano del independentismo, puede reunir en su seno a todo el independentismo, que es diverso y plural", ha recalcado, por lo que ha avalado tejer una "estrategia compartida" con JxCat, pero a su juicio "sería contraproducente que todo se redujese a una única lista electoral, a un único partido, a una única organización, porque el país es mucho más diverso".

Según Aragonès, "cuando el independentismo se presenta electoralmente con toda su diversidad, se maximizan resultados".

Sobre la polémica en torno a la manifestación organizada por la ANC para la Diada del 11 de septiembre -la ANC quiere que los políticos no estén en la cabecera de la manifestación, y algunos dirigentes de ERC no desean asistir a la convocatoria de este año por discrepancias con la entidad organizadora-, ha asegurado que "ERC estará presente en todas las movilizaciones" de signo independentista.

Pero ha pedido "respeto" para los exconsellers de ERC Josep Huguet y Anna Simó, que anunciaron que no piensan ir esta vez a la convocatoria de la ANC. "Huguet y Simó no solo merecen mi respeto personal y el de ERC, sino que les debemos una inmensa gratitud por su compromiso con la independencia de Cataluña y la justicia social, muchas veces en solitario, en momentos muy difíciles", ha destacado.

Comentarios