martes 15.10.2019

Absuelto de un delito de violación un maltratador acusado de forzar a exnovia

Quebrantó una orden de alejamiento por maltrato para volver a ver a su exnovia y, días después, según ella, la forzó. La Audiencia de Madrid, aunque le ha condenado por otras causas, le ha absuelto de un delito de agresión sexual porque cree que las pruebas no bastan para afirmar la supuesta violación

Audiencia Provincial de Madrid. | Imagen de Archivo
Audiencia Provincial de Madrid. | Imagen de Archivo

La Audiencia madrileña ha condenado a 3 años y 3 meses de prisión por los delitos de lesiones, quebrantamiento de condena y contra la intimidad con agravante de reincidencia a Luis C.A.R, quien se saltó una orden de alejamiento para volver retomar el contacto con su exnovia

Sin embargo, no dar por probada la principal acusación, la de violación, al estimar que las pruebas presentadas en el juicio no son suficientes para corroborar la denuncia. En total, se enfrentaba a una petición fiscal de 17 años de prisión frente a los tres a los que ha sido condenado.

En la sentencia, a la que ha tenido acceso Efe, la Sala considera probado que Luis C.A.R y la víctima tuvieron una relación sentimental de dos años y medio, con rupturas intermedias, que dejó un hijo en común.

A lo largo la relación, él la agredió físicamente en varias ocasiones, y fue condenado por ello por un Juzgado de Violencia contra la Mujer que le impuso una orden de alejamiento. Pero ambos la quebrantaron y se vieron en varias ocasiones "simplemente para hablar del niño y del futuro".

El acusado sostuvo en el juicio que la mañana del 27 de enero de 2018 fue la víctima quien acudió voluntariamente a su apartamento "para hablar" y que, aunque discutieron, se agredieron y golpearon muebles, no mantuvieron relaciones sexuales.

Ella, de veinte años, dijo que ambos se encontraron por la calle y él comenzó a insultarle "por todo, por la ropa que llevaba puesta, por el peinado, porque no eran horas para volver a casa y porque tenía al niño desatendido". Después la agarró del brazo y la arrastró hasta su domicilio.

Una vez allí, declaró entre lágrimas, todo sucedió "muy rápido" y, mientras ella golpeaba muebles y le mordía "intentando huir", él consiguió llevarla hasta la habitación y agredirla sexualmente. Al acabar, y antes de que ella huyera del piso, el acusado le dijo que "todo había sido un teatro" suyo.

En el juicio se presentaron informes periciales sobre el estado de salud físico y mental de la víctima tras los hechos, y aunque estas pruebas acreditaban la versión de ella, la Sala ha considerado que no son suficientes para afirmar la agresión sexual.

El tribunal cree que, "cuanto menos, tendría que haberse determinado la existencia de algún signo visible en la zona genital, externa o interna", puesto que los hechos se produjeron de forma "violenta".

Sobre sus secuelas psicológicas, un estrés postraumático acreditado por psicólogos, la sentencia establece que podrían derivarse de "hechos tan gravosos" como la separación entre los padres de la víctima, un aborto natural que sufrió a los 16 años, a la mala relación que terminó teniendo con el acusado o incluso a la propia pelea.

Ahora, la victima, sabiendo que su expareja ha sido absuelto del delito de agresión sexual, lo tilda de "cobarde" por no decir "la verdad". "Nunca vuelves a ser la misma persona después de algo así", dice, y siente que "todo el esfuerzo" que hizo recordando y reviviendo aquella mañana durante el juicio "fue para nada".

Comentarios