viernes 22/10/21

Un ataque de EE.UU con drones mata a uno de los culpables de ISIS del atentado de Kabul

EE.UU afirma haber realizado un ataque aéreo con drones en Afganistán, para dar caza a uno de los planificadores del atentado en el aeropuerto de Kabul que produjo más de 170 muertos y 200 herido

Soldados estadounidenses en una misión en Afganistán
Soldados estadounidenses en una misión en Afganistán

EE.UU afirma haber realizado un ataque aéreo con drones en Afganistán, para dar caza a uno de los planificadores del atentado en el aeropuerto de Kabul que produjo más de 170 muertos y 200 herido

El presunto terrorista miembro del ISIS-K, fue alcanzado en la provincia de Nangarhar en Afganistán.

Un dron Reaper, lanzado desde el Medio Oriente, explotó contra el militante mientras se encontraba en un automóvil junto con otro miembro de la organización terrorista, matándolos a ambos en el instante,  según anunció un funcionario a la agencia de noticias Reuters.

El grupo ISIS-Ken Khorasan  reconoció ser el culpable del ataque suicida del jueves en la puerta de un aeropuerto, pero no proporcionó pruebas que respalden la afirmación. Funcionarios estadounidenses están seguros que el grupo probablemente estuvo detrás del atentado.

La explosión del jueves en el aeropuerto de Kabul provocó la muerte de 170 personas, incluidos 13 soldados estadounidenses y decenas de afganos que intentaban salir del país.

¿Quiénes son el ISIS-K?

El ISIS-K es el más extremo y violento de todos los grupos militantes yihadistas en Afganistán.

Se estableció en enero de 2015 en el apogeo del poder de ISIS en Irak y Siria, antes de que su autoproclamado califato fuera derrotado y desmantelado por una coalición liderada por Estados Unidos.

Recluta tanto a yihadistas afganos como paquistaníes, especialmente a miembros desertores de los talibanes afganos que no ven su propia organización como lo suficientemente extrema.

En su apogeo, el grupo contaba con unos 3.000 combatientes. Pero ha sufrido bajas significativas en enfrentamientos con las fuerzas de seguridad estadounidenses y afganas, y también con los talibanes.

A raíz del atentado, el presidente Joe Biden dejó un mensaje a los terroristas "No perdonaremos, no olvidaremos. Los perseguiremos y les haremos pagar", 

Por su parte la embajada de Estados Unidos en Kabul nuevamente advirtió el viernes a los ciudadanos estadounidenses que "se vayan de inmediato" del aeropuerto por la probabilidad de un nuevo atentado en la ciudad

La alerta dejaba claro a los ciudadanos estadounidenses  que debían "evitar viajar al aeropuerto así como las puertas del aeropuerto".

Se pudo ver que los vuelos despegaron el sábado, pero no estaba claro a cuántas personas se les permitía ingresar al aeropuerto.

Comentarios