Jueves 20.06.2019
Un año de las cargas policiales del 1-0: nuevas revelaciones

De los Cobos conocía el plan de Trapero para el referéndum, pero no lo enmendó

El sumario que ha instruido la exjuez de la Audiencia Nacional, Carmen Lamela, contra el ex Major demuestra que el coronel coordinador del operativo fue informado por los Mossos de “la estrategia no agresiva” diseñada por Trapero pero ni la cuestionó ni le formuló órdenes en sentido contrario

El coronel Diego Pérez de los Cobos. Imagen de archivo.
El coronel Diego Pérez de los Cobos. Imagen de archivo.

Tanto el sumario que instruye el juez Pablo Llarena en el Tribunal Supremo como el que ha instruido en la Audiencia Nacional la magistrada, Carmen Lamela, evidencian que el Coronel Diego Pérez de los Cobos, nombrado por la fiscalía como director del operativo policial sobre el referéndum ilegal del 1-O, sabía oficialmente el plan de actuación que el Major de los Mossos, Josep Lluís Trapero, había diseñado para la ocasión. A pesar de estar el frente del mando operativo, ni lo cuestionó, ni ordenó al jefe de la policía autonómica que rectificara o que ejecutase órdenes en sentido contrario a las que tenía previstas.

El coronel mandó pero no ordenó

La aparente equidistancia, apatía o negligencia atribuida a los Mossos en el proceso de aplicación de las órdenes dictadas por el Tribunal  Superior -"evitar el referéndum, retirar la urnas pero sin atentar contra al convivencia"-, no fue refutada o impedida por aquel que, conociéndola con antelación, no ordenó directriz alguna en sentido contrario.

Trapero había sido relegado del mando de seguridad ciudadana y orden público para el día del 1-O por el Fiscal Superior de Cataluña, el malogrado José María Romero de Tejada, quien siguiendo órdenes del también  finado José Manuel Maza -para muchos el brazo ejecutor del ex ministro de Justicia, Rafael Catalá-, relegó a Trapero y a los Mossos a un papel no sólo no ejecutivo sino supeditado a la órdenes emanantes del coronel designado a tal efecto.

La fiscalía sospechaba, al igual que algunos sectores de los Mossos, que Trapero se había puesto de perfil desde que empezaron las distintas investigaciones judiciales sobre el “procés” . Según comentó Romero de Tejada a sus próximos: “Los Mossos no han hecho nada por encontrar ni las urnas ni las papeletas” del referéndum ilegal.

Acatar las órdenes con proporcionalidad

Bajo la dirección del coronel De los Cobos y con presencia del propio Trapero o de algún comisario en su representación, los Mossos expusieron al coordinador del operativo su propuesta de plan de actuación para el 1-O. Tal y como señalaba la juez Armas en su auto, se trataba de “impedir el referéndum y retirar las urnas”, pero siempre que esa actuación no “alterase la convivencia”.  Por lo tanto, Trapero definió un plan que pasaba por enviar dotaciones de seguridad ciudadana a los colegios, ponderar la situación, comunicarla a la base y tras la evaluación, actuar “bajo los criterios legalmente establecidos por la jurisprudencia del Tribunal Supremo, que no son otros que el criterio de oportunidad y el de proporcionalidad”.  

Ese planteamiento chocaba radicalmente con el plan de De los Cobos, que no entendía de otra forma la orden dictada por la magistrada del Tribunal Superior Mercedes Armas, como no fuera la de irrumpir en colegios y sí o sí, retirar las urnas e impedir el referéndum ilegal.

De los Cobos así lo ordenó, al menos hasta las doce del mediodía de aquel 1-O, hora a partir de la cual, por motivos que nunca nadie desde el ministerio del Interior ha explicado oficialmente, el operativo se interrumpió. Las consignas válidas a primera hora de la mañana, a las doce dejaron de estar vigentes.

Inconsistentes declaraciones del coronel

Tras escucharle en su doble declaración, ante el Supremo y ante la Audiencia Nacional, queda la impresión de que De los Cobos pudo revertir la situación y ordenar a los Mossos directrices distintas a las anunciadas por Trapero y su equipo. Pero lo único evidente es que no lo hizo. No hay una respuesta tan claro de por quá adoptó tal actitud. Acaso fue un intento justamente, de dejar a los Mossos y a su Major en evidencia. Ésa es al menos la impresión de algunos abogados de las defensas que, por cierto, durante los interrogatorios a De los Cobos le preguntaron sobre esa “coletilla” de la juez Armas: "impedir el referéndum sin perturbar la convivencia”. El coronel de la Guardia Civil respondió que “a mí sólo se me notificó la parte dispositiva del auto, no el contenido íntegro”.

La estocada judicial a Trapero

A las 11 de la mañana del 1-0 cuando la Guardia Civil y el CNP habían protagonizado ya varias de las controvertidas cargas policiales en distintos colegios de Catalunya, el Major Trapero se personó en el despacho de la juez Armas que, aquel domingo, permanecía en su despacho del TSJC. Cuando Trapero llegó al Palacio de Justicia, se encontró en el despacho de la juez al coronel De los Cobos y al General de la Guardia Civil, Ángel Gozalo.

“¿Señoría, ha visto usted las cargas ”? ¿Ha visto lo que está pasando?. Preguntó el Major visiblemente alterado. La juez impertérrita le respondió: “Yo he dado una orden y ustedes sabrán cómo la tienen que ejecutar”.

Trapero salió de aquel despacho sabiendo que había perdido y que, en el horizonte, asomaban nubes negras judiciales contra él.

Comentarios
Entrando en la página solicitadaSaltar publicidad