Imprimir

Alonso, condenado a separarse de McLaren en 2018

Estrella Digital | 29 de enero de 2018

Fernando Alonso.
Fernando Alonso.

Si el plan de desarrollo de Renault se cumple, los británicos tendrán muy complicado asaltar el Mundial en 2019. El asturiano tendría que buscar un asiento en otra escudería o poner punto y final a su trayectoria

Tras su discreta actuación en las 24 horas de Le Mans, Fernando Alonso ya centra su mirada en la Fórmula 1, a la espera de confirmar su presencia en las 24 horas de Le Mans. Tras tres años desastrosos, lastrado por el motor Honda, esta temporada espera dar ese salto al podio que tanto ansía desde que abandonara Ferrari por la incapacidad de los de Maranello de conquistar el título. En Woking irradia un fuerte optimismo, que no sólo es esperanza, como en el pasado. Al menos eso ha asegurado recientemente el piloto español. “Este año tenemos más cifras tangibles”, ha apuntado.

El asturiano cree que los últimos años de sufrimiento han hecho “muy fuerte al equipo”, también en declaraciones concedidas a ESPN. Hasta los primeros test de pretemporada, el 26 de febrero, tres días después de la presentación del monoplaza, no se sabrá con seguridad si el rendimiento es óptimo, pero el simulador les ha dejado buenas sensaciones. “A veces funciona en el simulador y no en el circuito, pero funcionó más que el año pasado, así que creo que vamos a tener una temporada sólida”, ha confesado Alonso.

El chasis de McLaren será igual de bueno, o más, que en 2017, donde demostró estar a la altura de las escuderías más potentes. El gran cambio será la unidad de motor, que si bien ha supuesto una pérdida económica importante por lo que suponía Honda, con Renault esperan estar a la altura de Mercedes, Ferrari y Red Bull. Nadie en Woking tiene la mínima duda de que serán, como mínimo, la cuarta mejor escudería de la parrilla, y de que la posibilidad de hacer podio en algún Gran Premio es más que real. Alonso hasta se aventura a decir que podrá pelear por victorias.

Más le vale al español poder luchar por ellas, ya que este podría ser el último año en el que aspira a conquistar el ansiado tercer Mundial. Al menos de la mano de McLaren. La apuesta por Renault ha sido positiva para mejorar el desarrollo del coche, pero a la larga puede ser un perjuicio. La escudería francesa se marcó tres años antes de despegar y pelear por el título en 2019, por lo que los británicos pasarían a ser un mero equipo cliente, que no obtendría las mejores especificaciones del motor, como ha sucedido este curso con Toro Rosso en la recta final.

De ahí que Red Bull haya aprovechado para firmar con Honda, pese al pobre rendimiento de los nipones. Los austriacos cuentan con la ventaja de tener en su ‘filial’, Toro Rosso, un banco de pruebas. Allí son conscientes de que Renault les restaría potencia para evitar que fueran una competencia real en 2019, algo que McLaren no se ha detenido a considerar por la necesidad de cambiar su dinámica para atraer patrocinadores y retomar un prestigio que había caído en picado.

Este 2018 podría ser, por tanto, la última oportunidad de Alonso de ganar el Mundial con McLaren. El español ya consiguió en las negociaciones firmar por un sólo año, por lo que al término de esta temporada bien podría decir adiós y embarcarse en otras competiciones del automovilismo que le apasionan, como ha quedado bien patente, o buscar de nuevo un asiento, un último contrato, que le pueda hacer campeón.

Puede ver este artículo en la siguitente dirección /articulo/motor/alonso-condenado-separarse-mclaren-2018/20180129191042340495.html


© 2019 Estrella Digital
Estrella Digital