sábado, diciembre 10, 2022

La prensa deportiva y la teoría del canguelo

Es llamativo -y triste- presenciar cómo el funcionamiento del periodismo deportivo en España se va asemejando cada vez más al de los programas del corazón. Todos cuentan lo mismo -que es más bien poquito- y lo hacen enfundándose previamente la camiseta de su equipo o de su jugador preferido. Exactamente igual que ocurre con la prensa rosa. Para los amigos, un famoso que esté siendo juzgado siempre será inocente.

Para los enemigos, culpable. Y el argumento será el mismo en ambos casos: la mayor o menor afinidad o simpatía que se le tenga al sujeto en cuestión. El mismo que utilizan, cada vez más, ciertos denominados «periodistas» deportivos, que mejor deberían autoproclamarse «comentaristas». Al menos, para de ese modo ser fieles a la idea del periodista como persona imparcial que relata acontecimientos de la actualidad sin hacerlos pasar por el filtro de su subjetividad.

Para muestra, un botón. La campaña de los medios deportivos nacionales por desestabilizar al FC Barcelona es poco menos que aburrida y repetitiva. Ya la vivimos hace un año. Pero como no surtió efecto, los principales medios deportivos del país -los que se editan o se emiten desde Madrid- lo intentan de nuevo. El resultado es un producto soso y simple, que bien podría ser una fotocopia o redifusión de lo publicado y emitido doce meses atrás.

A principios de la presente temporada, cualquier barcelonista del mundo habría firmado llegar líder a la jornada 34 y con el goal average ganado al inmediato perseguidor. También habrían aceptado no estar en la Copa del Rey a cambio de jugar las semifinales de la Champions League después de ningunear a todo un Arsenal. Sin dudar habrían rubricado pasar por encima del eterno rival en el Bernabéu. O tener en sus filas al máximo goleador de la competición. El seguidor madridista, sin embargo, no habría firmado otra cosa que no fuera ganarlo todo, después de la histórica inversión de más de 300 millones de euros realizada por su equipo durante el verano.

La realidad es que el Real Madrid de Florentino no está líder de la Liga, ni juega ya la Copa del Rey, ni pasó de las primeras rondas en Europa. Sin embargo, desde Madrid se sigue insistiendo en el «canguelo» del Barça. Todo un misterio que ni siquiera los madridistas se ven capaces de resolver.

A día de hoy, el único canguelo que se percibe es el de aquellos que escriben o enuncian titulares de ese tipo en sus diversos púlpitos mediáticos. Su forofismo les puede y les lleva a perder su lugar, pasando de ser periodistas a hooligans armados con micrófonos y teclados. Esa es la auténtica teoría del canguelo. Afortunadamente, los lectores no la sufren tanto como ellos.

www.miguelangelrodriguez.net

Miguel Ángel Rodríguez

Artículo anterior
Artículo siguiente
NOTICIAS RELACIONADAS

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

- Advertisment -

Últimas Noticias