lunes, diciembre 5, 2022

Socialistas en retirada

Los resultados de las elecciones del 22-M permiten presagiar que dentro de unos meses sólo quedarán en Europa tres gobiernos socialistas: Grecia, Chipre y Eslovenia, una muy reducida parte de la población del Viejo Continente, después de los últimos vuelcos producidos en Portugal, Reino Unido y Suecia, entre otros, donde los liberales-conservadores se hicieron con cómodas mayorías. Si las urnas confirman los pronósticos de las encuestas, España dejará también atrás las políticas de las dos últimas legislaturas, incorporándose así a las que parecen triunfar entre los 27.

La crisis económica ha puesto en evidencia la falta de respuestas de la izquierda europea frente a los problemas de gran calado financiero, laboral y social que se ha llevado por delante viejas teorías utópicas que han contribuido al empobrecimiento de los pueblos. El último ejemplo es el de nuestros vecinos lusitanos que han mandado a su casa al José Sócrates, quien en un último intento de evitar el rescate por el BCE propuso un programa de ajustes que, una vez rechazados por la Asamblea de la República, han recibido asimismo el implacable correctivo del electorado.

Al igual que en el caso español, los socialistas portugueses, los laboristas británicos o los socialdemócratas suecos no han encontrado fórmulas eficaces para superar los problemas sobrevenidos y han recurrido a Santa Bárbara cuando ya tronaba demasiado fuerte. Recuérdese la desesperante negativa de Zapatero a reconocer la crisis y su precipitada adopción de duras medidas de ajuste en mayo de 2010, después de la toledana noche que tuvo que padecer en el Ecofin la vicepresidenta Salgado. Otros varios países de nuestro entorno que nos madrugaron a la hora de legislar para tiempos de vacas flacas, nos llevan hoy mucha delantera y siguen mirándonos con cierta preocupación.

No se pueden regatear méritos a las aportaciones de la socialdemocracia a la construcción de Europa, a los logros del estado de bienestar y a la estabilidad democrática allí donde han gobernado, en algunos casos como Suecia durante largas etapas desde 1917. Pero tampoco se puede negar el desfase del socialismo con los tiempos que corren y su falta de conexión con los problemas reales de la gente. La mala conciencia de sus líderes a la hora de aplicar medidas contrarias a sus programas y la caótica gestión de la crisis, que ha endurecido las condiciones de vida de millones de ciudadanos europeos, ha terminado por desalojarlos del Poder en los últimos años.

No es precisamente menuda la papeleta que se presenta a los gobiernos conservadores y liberales que han ganado en esos países. La administración de una herencia envenenada y la gestión para superar la crisis adoptando medidas impopulares, aunque necesarias, es la vía dolorosa que deberán recorrer para enmendar errores que hoy reconocen hasta sus propios autores.

Estrella Digital respeta y promueve la libertad de prensa y de expresión. Las opiniones de los columnistas son libres y propias y no tienen que ser necesariamente compartidas por la línea editorial del periódico.

Francisco Giménez-Alemán

NOTICIAS RELACIONADAS

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

- Advertisment -

Últimas Noticias