martes, noviembre 29, 2022

La X de Guantánamo

Escuchando las declaraciones de algunos políticos parece que el vergonzoso episodio de los GAL se hubiese descubierto el pasado domingo. Es más. Pese a que Felipe Gónzalez aseguraba haber dicho “no” al atajo para terminar con la cúpula de ETA – en unos años en los que desde la derecha más rancia de este país se pedía “metralleta” contra los terroristas -, muchos han considerado que la declaración del expresidente le coloca al frente de la guerra sucia. Complicada reflexión, si se ciñe uno a lo dicho por el líder socialista.

Si quieren confesiones sobre atracos a la legalidad en la batalla contra el terrorismo tenemos a otros dirigentes políticos menos escrupulosos que Gónzalez. Sólo hay que ver lo orgulloso que se muestra George W. Bush de las “técnicas de interrogatorio avanzadas” que se usaron en la base norteamericana de Guantánamo (Cuba) bajo su mandato. “Salvaron vidas”, dice en sus memorias, sin el menor atisbo de arrepentimiento. Y eso que todos sabemos ya que los métodos avanzados consistían básicamente en torturas puras y duras, por las que muchos deberán responder en su día ante un verdadero tribunal internacional que no permita a nadie saltarse convenciones y derechos humanos para presentar resultados ante la opinión pública y decir que se avanza en la lucha contra el mal. Cuando se traspasa esa línea, el mal lo cubre todo. Ellos han ganado. Es lo que no entiende Bush. El día que desde una oscura sala de operaciones autorizó la ignominia, también terminó con todo por lo que luchaban y morían sus jóvenes soldados en Irak o Afganistán. Y también los nuestros.

Será interesante comprobar la opinión de muchos altos cargos del Partido Popular sobre las confesiones de Bush. Estos pasados días hablaban por los codos sobre la negativa de Felipe a volar por los aires a los jefes de ETA a finales de los años ochenta. Hoy tienen encima de su mesa la demostración de felicidad por haber permitido la tortura de aquél al que siguieron a la guerra ¿Algo que decir? Esperemos que están a la altura de alguien que aspira a gobernarnos dentro de dos años. Así tendremos la seguridad de que nunca más nos veremos envueltos en algo tan turbio, ilegal, injusto y regresivo para el mundo como fue la invasión de Irak.

Ion Antolín Llorente

NOTICIAS RELACIONADAS

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

- Advertisment -

Últimas Noticias