domingo, noviembre 27, 2022

Chacón o lo que la verdad esconde

Con una clarividencia extraordinaria, el articulista de Estrella Digital, Rafael García Rico, hace brillante análisis de la decisión de Carme Chacón de no presentarse a las Primarias socialistas.

Argumenta la ministra de Defensa que «da un paso atrás» y no concurre a las primarias «para no poner en riesgo la unidad del partido, la imagen de Zapatero y la estabilidad del Gobierno». Indudablemente , salvo sorpresas, esta decisión despeja el camino a Rubalcaba en el liderazgo del PSOE y en la candidatura del año que viene. Pero cabría responder a la ministra que la unidad del partido no se pone en riesgo con el debate, es más, si se le diera esa oportunidad saldría fortalecida. Efectivamente, un cierre en falso de la crisis que, tal y como parecen discurrir las cosas concluirá con la aclamación del vicepresidente, hurtará a los propios socialistas la posibilidad de localizar y enmendar sus errores. El PSOE no puede –o no debería-presentarse a los próximos comicios solo con la esperanza de que el cartel de Rubalcaba mitigue la previsible derrota. Lo que los ciudadanos desearían  es que –tras los últimos bandazos de Zapatero- el PSOE clarificara y redefiniera su ideario y programa de gobierno. Y eso no se consigue con unas primarias que, con la retirada de Chacón, probablemente no se produzcan nunca, sino con un congreso extraordinario que la ministra y otros dirigentes socialistas quieren evitar a toda costa. La única razón para no querer llegar a ese cónclave parece que obedece a no tener que anticipar la convocatoria de las elecciones y, en consecuencia, acortar el mandato de Zapatero. Si es así, lo que demostraría es que ni el PSOE, ni España les importan demasiado. La retirada de la política del presidente del Gobierno no debería ser equivalente a la expresión castellana de que “el último, que apague la luz”, pero lo parece.

De la reunión del Comité Federal del sábado deben salir decisiones y malo sería para todos que Zapatero lograse salirse con la suya simplemente por su ego regado por los “siseñor”.  A nadie le cabe duda de que, sea cual sea la decisión que tomen los socialistas, las elecciones de 2012 están perdidas, y si es Rubalcaba quien ha de dirigir el partido hasta las siguientes, su papel –amortizado para entonces- no será el de candidato en 2018, sino Carme Chacón. En ese tránsito, la ministra tendría tiempo para construir un liderazgo que hoy no tiene ni en formas, ni en fondo.

Su declaración de renuncia ha sido sincera, cierto, pero ocultaba otras verdades.

Y Bono todavía no ha dicho lo que realmente piensa. Otra verdad escondida.

Editorial Estrella

Artículo anterior
Artículo siguiente
NOTICIAS RELACIONADAS

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

- Advertisment -

Últimas Noticias