martes, noviembre 29, 2022

La gran conjura

Debo decirles que desde hace unos días duermo como un lirón. Estoy tranquilísimo. Todo gracias al Gobierno. Por fin han encontrado las causas que nos llevaron a la famosísima crisis económica y han puesto solución a ella, castigando a los culpables.

La creación de conjuras es muy normal en la historia de nuestro querido país. Son confabulaciones y conspiraciones que tienden, sin duda por envidia, a amargar el Estado de Bienestar que hemos alcanzado con tanto esfuerzo.

Es muy conocida la conjura judeo-masónica que siempre nos ha obligado a estar alerta. Ahora el Gobierno ha señalado y castigado otra: la conjura funcionarios-pensionistas que ha estado a punto de llevarnos al abismo.

El llamado recorte del gasto público, tan reclamado por los de Flandes, ha empezado valientemente castigando a los principales culpables. Los cuales, cautivos y desarmados, se han rendido ante la evidencia de las pruebas que les acusaban.

Todo ello con el respaldo internacional, sindical, de parte del sector mediático y lo que ustedes quieran. Así como la Bolsa, que sube y baja con una gran sensibilidad ante cualquier cosa. Ya sea un corte, un recorte o un quite por chicuelinas.

Tal vez algunos opinen que el castigo ha sido excesivo por aquello de dejarlos congelados. Pero gobernar es duro, y si hay que hacer algo ejemplar, se hace y punto. No caben sentimentalismos.

La verdad es que los funcionarios merecían un escarmiento: toman demasiado café y eso no es sano. Este recorte favorecerá su salud. Un poco vale, pero no a todas horas.

Lo de los pensionistas es todavía más grave, ya que utilizan los desinteresados avances de la ciencia en su propio beneficio y les ha dado por vivir más tiempo del previsto. Eso es una falta de solidaridad, ya que además, las medicinas que precisan también las paga el erario público. Pero esto último, lógicamente, también se ha regulado.

Por ello me encuentro fenomenal. Intuyo que el panorama ha cambiado radicalmente. Incluso ha salido el sol. Está clarísimo que una vez descabezada y desprestigiada la alarmante conjura de los funcionarios-pensionistas, lo de la crisis económica ya es algo del pasado y cualquier comparación con Grecia son ganas de fastidiar y empañar la maravillosa realidad actual y el esplendoroso futuro que tenemos por delante.

¡Qué tranquilidad cuando constatas que estás en buenas manos!

Paco Fochs

NOTICIAS RELACIONADAS

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

- Advertisment -

Últimas Noticias