sábado, diciembre 3, 2022

Albert Rivera y las drogas

«Drogadicto, invertido, masón, amante de la zoofilia…». Cualquier acusación podría haber servido para dar un giro de 180 grados a las encuestas. Cualquiera que fuera real, y no basada en simples elucubraciones para defenderse de un ataque. 

Monedero dio el primer paso, hablando de la «sobreexcitación» de Albert Rivera en el programa 'El Objetivo', y su jefe, el mismísimo Pablo Iglesias, nos dejó más tranquilos este domingo al asegurar que «no creo que Rivera tenga un problema con las drogas». 

Bueno, más tranquilo dejó a su propio partido, que no hubiera tenido dinero suficiente, ni con los escaños que ya le otorgan, para pagar la indemnización a la que habría que tenido que hacer frente para solventar la demanda que le hubiera impuesto el líder de Ciudadanos. 

En plan conciliador, «coleta alargada» subrayó que «yo no hubiera hecho esa broma«, dando a entender tanto que él es un tipo serio y cabal como que su colega de partido es un cachondo que podría haber sido protagonista de la saga de 'Resacón en Las Vegas'. 

Pero dado que en este país, como le ocurre a Sheldon Cooper en 'The Big Bang Theory', la ironía no siempre es bien entendida, ellos, a lo tonto, como quien no quiere la cosa, han logrado que ya sean muchos los que hablan de la presunta adicción a la cocaína de Rivera

La «sociedad pantalla» que dijo el 'ciudadano' que tenía Monedero para pagar menos a Hacienda, le sentó muy mal a éste que reaccionó pronto y mal, al ritmo de rayas de cocaína en una fiesta de 'teenagers' de película de desparrame estadounidense (en las españolas como mucho caen unos cuantos porros).

Y, cómo no, a la 'fiesta podemita' se ha sumado Ana Pastor, que, por si a alguno se le había olvidado el tema, volvió a sacarlo este pasado domingo preguntando sobre el mismo a su invitado. A lo mejor hasta la pregunta se convierte en obligatoria en todos sus espacios, o al menos en todos los que lleve a cabo antes de las elecciones, al estilo de aquella mítica de Ramón Arangüena a sus entrevistados sobre su «agria polémica con Iñaki Gabilondo». 

Quizás hasta lo saque como tema recurrente en el debate que va a moderar el próximo 7 de diciembre en Antena 3. Después, una vez resuelto todo el 20-D, a nadie importará ya la presunta drogodependencia de Rivera. Ni a sus telespectadores ni tan siquiera a los líderes podemitas.

La mosca

Artículo anterior
Artículo siguiente
NOTICIAS RELACIONADAS

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

- Advertisment -

Últimas Noticias