domingo, noviembre 27, 2022

La comparecencia

Hay ganas de que Rajoy comparezca en el Parlamento, pero será, toda vez que es perfectamente previsible lo que va a decir, por hacerle pasar el mal trago de comparecer. Lo que para cualquier servidor público en una democracia es una excelente ocasión para conectar directamente con la sociedad y para transmitirle, explicarle o proponerle lo que sea, para Mariano Rajoy es una de las siete cosas más horribles del mundo. Comparecer. Hablar. Explicarse. Mucha rabia y mucha inquina debe haber contra el todavía presidente del Ejecutivo para obligarle a hacer todo eso.

No recuerdo a Rajoy decir una sola verdad en el curso, dilatado ya, de su actividad política

A menos que la memoria me falle, posibilidad no del todo descartable, no recuerdo a Mariano Rajoy decir una sola verdad en el curso, dilatado ya, de su actividad política. No soy, pues, de los que esperan que el 1 de agosto, cuando medio país desconecte de todo por pura supervivencia estival y mental, suelte alguna durante su forzada comparecencia en el Senado, que me parece que es el sitio elegido porque el natural, el Congreso, está en obras. Tan desconfiado soy de su apego a la verdad, o, cuando menos, a decirla, que reputo como posible, incluso, que no le guste el vino. Así, pues, ¿qué revelaciones pueden esperarse de él sobre el caso Bárcenas, es decir, sobre el caso PP? De un señor que cree, y lo dice y lo repite muy serio, que un presidente del Gobierno no tiene que andar dando explicaciones, cuando eso es precisamente lo que debe hacer y cuantas veces para ello se le requiera, no puede esperarse ninguna, salvo tal vez esa, tan cara para él, de que cuando ejercía de registrador de la propiedad ganaba más dinero. ¡Pues sí que tenía que ganar una fortuna de confirmarse lo de los sobresueldazos posteriores!

Pero puede que haya otro ser humano al que le haga menos gracia aún tener que dar explicaciones: Pérez de los Cobos. El Congreso, y no digamos la gente, también le pide que las dé en sede parlamentaria, pero ¿cómo explicar la ocultación del carnet del PP cuando se examinó para miembro del Constitucional? ¿Y cómo explicar que su «voto de calidad» como presidente del mismo, tan determinante, no está contaminado por la fidelidad ideológica y programática al partido de sus amores? Comparecer. Hablar. Explicarse. Qué mala uva tiene la gente, que pretende eso de quienes tanto lo aborrecen.

Estrella Digital respeta y promueve la libertad de prensa y de expresión. Las opiniones de los columnistas son libres y propias y no tienen que ser necesariamente compartidas por la línea editorial del periódico.

Rafael Torres

Artículo anterior
Artículo siguiente
NOTICIAS RELACIONADAS

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

- Advertisment -

Últimas Noticias