miércoles, noviembre 30, 2022

‘Euronarcisismo’ en la muerte de Chávez

El simplismo, en estos días, tiene amplios espacios en la observación de los fenómenos históricos. El pensamiento instalado consigue reflejo automático en función de los dogmas y los prejuicios. No importa la realidad sino el reflejo que han instalado los medios importantes sobre ella. Y los centros de poder dibujan la realidad en función de sus dogmas e intereses.

Existe una visión europea sobre Latinoamérica -y no sólo sobre este continente- que consiste en homologar para su enjuiciamiento realidades que son radicalmente disímiles. De esa forma, los parámetros económicos y la realpolitik establecen los instrumentos de medir la democracia de los países a los que se quiere enjuiciar. Eso, esencialmente, es el Euronarcisimo. No tiene en consideración antecedentes históricos, idiosincrasias culturales. Quieren homologar a Suecia con Haití sin tomar en consideración diferencias estructurales.

Europa, y especialmente España, mira a Latinoamérica con superioridad y condescendencia neocolonialista

Arabia Saudí, China, muchos países de oriente medio, incluido Israel -que practica la ocupación y el apartheid de la población palestina y los llamados «asesinatos selectivos»- son países homologados en las relaciones internacionales. El volumen económico y los intereses de cada país son los factores fundamentales para homologar la calidad democrática. Y cuando las injusticias son flagrantes, se mira para otro lado por los intereses económicos o estratégicos.

Europa, y especialmente España, mira a Latinoamérica con superioridad y condescendencia neocolonialista. Fundamentalmente esos países son recipientes para los mercados de las multinacionales. Y en su observación, la única preocupación real es que las normas de sus estados de derecho permitan el comercio en garantías de privilegio para las empresas que se instalan allí.

En la medida que han surgido gobiernos democráticos progresistas que cuestionan el status quo de las relaciones mercantiles con los países occidentales, comienza un cuestionamiento sistemático de sus raíces democráticas.

Hugo Chávez ha sido y todavía es un personaje especialmente odiado por los centros de poder internacional. Se estrenó boicoteando y cancelando el Tratado de Libre Comercio en la región de la mano de Néstor Kirchner. Promovió el Alba como mecanismo de integración de las Américas.

México padece las consecuencias de un TLC que penalizaba sus exportaciones agrícolas, no conseguía fondos de homologación estructural y económica con Estados Unidos y Canadá y no consiguió frenar sus flujos migratorios hacia el norte.

La irrupción de Chávez a la presidencia de Venezuela dio un vuelco a la región en sus estructuras de integración y en la colaboración entre países de la zona. Y esa realidad es difícilmente reversible.

El siglo XX fue el de las dictaduras promovidas por Estados Unidos

Para quienes dudan o niegan la calidad democrática del régimen venezolano solo hay que recordarles que Hugo Chávez ganó 13 elecciones y perdió un referéndum revocatorio. La oposición no ha logrado ganar a Chávez en las urnas. Solo la muerte le ha despojado de su mandato democrático.

El ‘Euronarcisimo‘ no solo pretende extender patentes de democracia en función de sus prismas y sus intereses. También pretende homologar formas, costumbres y metodologías sociales. La historia de Latinoamérica dio un giro con la llegada de Hugo Chávez a la presidencia de Venezuela.

El siglo XX fue el de las dictaduras promovidas por Estados Unidos. Desde las invasiones de Nicaragua hasta el asesinato de César Augusto Sandino, ríos de sangre y desaparecidos ha sido la constante durante la mayor parte del siglo. Golpes militares y dictaduras en Cuba, Nicaragua, Brasil, Chile, Argentina, Uruguay, Paraguay, Bolivia, Perú…

La Escuela de las Américas, en Panamá, doctoró a más de sesenta mil militares profesionales latinoamericanos en técnicas de tortura y de represión. Estados Unidos hizo todo lo que pudo para controlar Latinoamérica desde dictaduras títeres que promovió, preparó, mantuvo, armó y asesoro. Imposible hacer un vademécum de desaparecidos y asesinados desde Guatemala a Argentina.

Esa herencia fue sustituida, una vez desaparecidos los escenarios de la Guerra Fría por intentos de estabilizar gobiernos afines con aparente homologación democrática. Cuba y Nicaragua fueron los primeros países que derrotaron a las dictaduras militares establecidas por Estados Unidos.

No fue fácil el restablecimiento de la democracia en Argentina, Brasil, Chile o Uruguay. Y la segunda oleada de aire fresco llegó con los gobiernos progresistas, desde Luiz Inácio Lula da Silva a Hugo Chávez, Evo Morales, Ollanta Humala y Correa.

Pero esa ola de progresismo estaba liderada por Hugo Chávez y esa es la causa del tremendo odio que le profesan los que tienen el neoliberalismo como única bandera.

Estrella Digital respeta y promueve la libertad de prensa y de expresión. Las opiniones de los columnistas son libres y propias y no tienen que ser necesariamente compartidas por la línea editorial del periódico.

Carlos Carnicero

NOTICIAS RELACIONADAS

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

- Advertisment -

Últimas Noticias