lunes, diciembre 5, 2022

Límites a los intereses bancarios

El poder de nuestro país ha fijado los precios de referencia a los cuales pueden comprar las materias primas los fabricantes de acero de nuestro país. Comprar por encima de los precios indicados por el carbón y el hierro supondrá graves penalizaciones para las empresas que lo hagan.

Esta noticia que no es cierta y que a todas luces nos parece una locura, viene a suponer un comportamiento idéntico al de la limitación en el interés de los depósitos que la clase media viene manteniendo en la banca nacional.

Quien a todas luces ganará con esta medida será la banca

Cabría pensar que con esta medida se abaratarían los préstamos que concede la banca, pero a la luz de los datos parece que no va a ser así y que no se va a trasladar la medida a los prestatarios, sino que simplemente servirá para abaratar la materia prima del sector.

Por tanto, quien a todas luces ganará con esta medida será la banca y sus accionistas que obtendrán los fondos a un precio mucho más reducido, mejorando notablemente su cuenta de resultados. Hemos pagado y avalado para salvarla y ahora le garantizamos los resultados.

Quién pierde es el mercado, la competencia y la clase media porque para los viajeros de primera del «Titanic», depósitos por encima de los diez millones de Euros, no va a existir esa limitación. Es una exaltación de la igualdad y de la democracia, que fija los precios de las materias primas por decreto y elimina la competencia pero sólo para los menos favorecidos.

Además, si tenemos en cuenta la inflación del año pasado, que rondó el 3% y cómo se comporta el oligopolio de la energía en este país, pueden suceder al menos tres cosas.

La primera será que se desincentivará el ahorro de todos aquellos que aún puedan ahorrar.

Nueva vuelta de tuerca a la sufrida clase media que ahora verá cómo sus ahorros se van a depreciar

La segunda será que quien más y quien menos, buscará otros sitios con más rentabilidad para colocar sus ahorros, como podrían ser los fondos de inversión, con la consecuencia de que dado que están fuera del balance de los bancos, reducirían más aún la capacidad de éstos para conceder créditos.

Y la tercera será que se habrá vuelto a dar una vuelta de tuerca a la sufrida clase media de este país que ahora verá cómo sus ahorros se van a depreciar y cómo sus rentas se verán minoradas, con los efectos que eso pueda tener sobre el consumo.

Me pregunto ¿a quién se le habrá ocurrido la idea? a Robin Hood o al Sheriff de Nottingham.

José Luis Martín Miralles-Estrella Digital

Estrella Digital respeta y promueve la libertad de prensa y de expresión. Las opiniones de los columnistas son libres y propias y no tienen que ser necesariamente compartidas por la línea editorial del periódico.

José Luis Martín Miralles

Artículo anterior
Artículo siguiente
NOTICIAS RELACIONADAS

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

- Advertisment -

Últimas Noticias