lunes, diciembre 5, 2022

Al neo pujolismo por el porno

La campaña en Cataluña anticipa lo que se avecina en las próximas elecciones autonómicas hasta el cénit de las generales. Inmersos en el momento político más complejo de los últimos años, los programas de cada partido se reducen a mensajes cada vez más sencillos y menos ideológicos, donde lo que preocupa es el número de votos y no qué resultado.

Como apunta la especialista en derecho público Mariola Urrea, «en una semana nos hemos cargado a inmigrantes y hemos pedido perdón, nos hemos metido con los andaluces y hemos tenido una pluralidad de orgasmos. ¿Podríamos elevar el nivel?». De Alicia Crof, candidata anti sinpapeles del PP, a los spot eróticos. El video orgasmo de las juventudes socialistas iba precedido de una primera entrega en precampaña, que pasó más desapercibida, bajo el título «Hay muchas formas de hacerlo, elige la que te guste». Los diálogos no tienen desperdicio. «- Me gusta más hacerlo en público, que me vea todo el mundo, dice un joven. Y otro replica: – Yo prefiero en la intimidad, con la cortina cerrada, disfrutar cada paso, no meterla, sacarla y ya».

Unido al «el placer de votar» y al discurso, ambientado en una película porno, de la expopular Montserrat Nebrera envuelta en una toalla, no hay sociólogo que sostenga que el rédito de tanto destape se traduzca en votos. «Nadie sabe qué reivindicar y es frustrante. Lo malo de estos videos es que quienes los hacen se los creen», comenta un analista. Preguntado un responsable de la campaña de Montilla cómo surgió la idea y qué pretendían, contesta: «Se apostó por hacer una campaña llamativa y movilizar, pedir el voto joven, al que más cuesta ir a las urnas». Pensar que estos videos despiertan la conciencia política, es mucho pensar.

No se descarta una participación sólo del 50%. Y el resultado parece estar claro. Ganará Convergencia. La batalla está en el margen y saber quién será tercera fuerza política en un Parlament con más división, o pluralidad, que antes. En el reparto de escaños caben de seis a siete partidos.

A una semana del 28-N, Esquerra entrará con menos fuerza, aunque ha suavizado el clima de un supuesto batacazo. En las primeras encuestas pasaba de 21 a 9 diputados. Ahora podría bajar a 16. Puigcercós, elegido para acabar con ciertas dinámicas del pujolismo, paga con el descenso los deberes pendientes. Algo parecido podría pasarle a Iniciativa, perderá fuerza pero mantendría al menos diez escaños. Y el PP conservaría la representación por encima de 10, según apunta el CIS. No se descarta un hueco para Plataforma per Cataluña y Ciutadans se juega de 1 a 3.

El Independentismo en Cataluña, ahora de corbata, llevaría el espectáculo de Laporta al Parlament. A quien, según uno de sus empresarios de cabecera, «Artur Mas no quiere ni ver. Es la única persona que se ha atrevido a insultarle en público». El perfil del votante del ex presidente del Barça está desengañado con la tibieza de Convergencia, es más joven, independentista y consciente del invento de Laporta. Podría conseguir un escaño, hasta tres, a partir de ahí deberá controlar las manías de nuevo rico y el genio bipolar.

Las urnas condonarán su derroche financiero, como apunta el filósofo Bernat Dedéu: «La polémica ha provocado un juego de resistencias. En el fútbol, mientras se gane, no pasa nada. Aquí en todos los clubes han pasado cosas brutales. ¿Qué se gastó tanto en champán? Lo han hecho otros. ¿Y en espías? Los jugadores pueden irse de marcha, no hay sanción por seguirles».

El aumento del independentismo ya es oficial, mainstream. Cuando el presidente de La Caixa, Spanair o Laporta como presidente del Barça salen del armario independentista y se pronuncian abiertamente, supone un cambio irreversible. Cataluña se dirige hacia el neopujolismo. Ciu y Artur Mas podrían disfrutar del poder durante años y el PSC habrá perdido una oportunidad histórica. Para volver, debería hacerlo como partido hegemónico, pasar de 30 a 60 escaños, doblar su electorado. El anuncio de Montilla, «me presento por última vez», dénme otra oportunidad, suena más a despedida que a segundas y últimas vueltas.

Pilar Velasco

Artículo anterior
Artículo siguiente
NOTICIAS RELACIONADAS

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

- Advertisment -

Últimas Noticias