jueves, diciembre 1, 2022

Pacto por la sanidad

La ministra Trinidad Jiménez demostró ya, ante la gripe A, una adecuada capacidad de gestión y de coordinación de un sistema sanitario cuyo proceso de transferencias a las Autonomías se ha hecho y desarrollado con más fantasía que eficiencia. Todos los gobiernos autonómicos pensaron en su momento, con una mezcla de voluntarismo y voracidad competencial, que iban a gestionar la sanidad mejor que sus vecinos y mucho mejor que en el pasado. El resultado no ha ido así, tanto por las diferencias de criterio y la desigualdad de las coberturas como por el gasto disparado. No quisieron aceptar en aquel momento ni la propuesta de la ministra Villalobos de establecer un centro común de compras y ahora, a la vista de los problemas concretos (acentuados por la crisis pero no creados por ella), descubren que es precisa la coordinación, que los ciudadanos no viven anclados en un punto del territorio y reclaman igualdad, y que hay que buscar fórmulas urgentes para reducir el gasto. La ministra Jiménez se enfrenta ahora a otro reto, más complicado que el anterior, y es de esperar, ya que lo ha presentado con habilidad, que salga con bien del mismo.

Se trata ahora de ahorrar en el gasto farmacéutico, cuyo exceso se constata revisando el botiquín lleno de restos no utilizados de cualquier domicilio familiar. Se ha extendido una pasmosa demagogia sobre las empresas farmacéuticas que resulta nociva. Al fin y al cabo, los precios de los medicamentos están intervenidos y el sector invierte en investigación cifras que, netas y en porcentaje, constituyen una excepción ejemplar en el panorama de una España tan retraída como vociferante sobre el cambio del modelo productivo. El problema está, sin duda, en el modo descoordinado en que se gasta. No está el sistema en situación insostenible, pero sí ajena al control necesario. Desde la inexistencia de farmacias en centros sanitarios que puedan dispensar las dosis necesarias hasta el citado centro coordinado de compras, el catálogo de posible medida es extensísimo. Lo lamentable es que haya tenido que llegar la crisis para ponerse a ello. Y lo que queda…

Germán Yanke

Artículo anterior
Artículo siguiente
NOTICIAS RELACIONADAS

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

- Advertisment -

Últimas Noticias