lunes, febrero 6, 2023

Un sector en caída libre

No te pierdas...

Dentro del deprimente mercado laboral español, el periodismo es una de las profesiones más afectadas por el interminable tsunami de cierres de empresas, despidos, expedientes de regulación de empleo (ERE) o –en el mejor de los casos– reducciones salariales. Según la Federación de Asociaciones de Periodistas de España (FAPE), desde agosto de 2008 se han contabilizado unos 10.000 despidos en el sector y estima que, a lo largo de este trimestre, se han producido no menos de 700.

Sin ir más lejos, el antaño grupo vasco Vocento ya ha despedido a 350 trabajadores desde que comenzó el año en sus diferentes cabeceras en papel y tras el cierre de ABC Punto Radio. Por su parte, la imprenta de El Parets –donde se imprimen, entre otros, El Periódico de Cataluña o Sport y propiedad del grupo Zeta– ha anunciado que aplicará un ERE a través del cual se despedirán a 102 personas y se aplicará una rebaja salarial del 50 % para aquellos que conserven su puesto de trabajo. Mientras, en Madrid, todo apunta a que una Intereconomía sumida en un pre-concurso de acreedores no podrá evitar un segundo expediente de extinción para otros 140 trabajadores. Y en los últimos días se ha filtrado que la venta a un canal estadounidense de televisión protestante de las cuatro licencias de TDT que Libertad Digital disponía en Madrid, puede suponer el despido de otros 20 o 25 empleados del grupo presidido por Federico Jiménez Losantos.

El sector de la comunicación debe renovarse y adaptarse al nuevo paradigma económico y organizativo

Como describo en mi libro Ideas para la prensa digital, los numerosos errores de la prensa en general y la convencional en particular y que se repiten en todos los grupos mediáticos –sin distinción de tamaño– explican pero no justifican estos despidos: la obsesión por disponer de sedes físicas cuyos costes son inasumibles, estructuras humanas sobredimensionadas, presupuestos desmesurados en relación a los ingresos que puede generar un mercado publicitario ahogado por el hundimiento del consumouna de las claves que explican la crisis– y, por supuesto, la toma de decisiones empresariales más que dudosas desde un punto de vista tanto económico como estratégico.

En mi opinión, la madre de todos los males del sector se encuentra en negarse a aceptar que el trasvase del dinero publicitario procedente de la prensa convencional o tradicional y que fluye hacia la digital no va a detenerse. Sin duda, la crisis económica incide e incidirá en reducir el caudal del mismo aunque se trata de una situación irreversible. El mundo de la comunicación, tanto en su soporte convencional como digital, debe comprender que aquellos tiempos en que los ingresos publicitarios en Internet eran lo más parecido al maná bíblico –uno de los elementos determinantes de la denominada burbuja de Internet– no volverán. Las cantidades y la estrategia de las centrales de publicidad en Internet no son, ni por asomo, las mismas que las diseñadas, por ejemplo, para la televisión. A diferencia de este soporte convencional, la red permite realizar targets muy precisos de los usuarios por lo que primará la calidad de la publicidad frente a la cantidad, como sucede en la pequeña pantalla. Estos son y no otros los parámetros en los que se mueve el gremio de la información a día de hoy.

Concretando, ¿qué puede hacer el sector de la comunicación para detener esta sangría laboral? La respuesta es fácil y a la vez complicada. Simplemente, se trata de renovarse y adaptarse al nuevo paradigma económico y organizativo o agonizar ad nauseam. Ni más, ni menos.

Gorka Labarga-Estrella Digital

Estrella Digital respeta y promueve la libertad de prensa y de expresión. Las opiniones de los columnistas son libres y propias y no tienen que ser necesariamente compartidas por la línea editorial del periódico.


Gorka Labarga

Relacionadas

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

- Publicidad -

Últimas noticias

- Publicidad -