viernes, diciembre 2, 2022

Las causas profundas

Andamos todos los días a vueltas con los árboles más cercanos de la crisis, que es probable que se nos escapen las causas más profundas, la auténtica etiología, no de un cambio de etapa, sino de un cambio de época.

Los entusiastas del capitalismo argumentan -y tienen razón- que es el sistema que ha permitido allí donde se ha instalado junto con la Democracia, las mayores cotas de libertad y prosperidad. El capitalismo nació salvaje y explotador, y las libertades y las elecciones libres lo han domesticado, pero nunca se han variado sus principios básicos: la libertad de mercado, y la aceptación de que la renta mundial avanza a medida que se produce más.

Yo creo en la libertad del mercado de los fruteros del mismo pueblo, pero no creo en la libertad de mercado de los suministradores de energía eléctrica y, mucho menos, en la libertad de mercado de las grandes industrias petroleras. En un mundo globalizado, donde las noticias se difunden a la velocidad de la luz, lo que se llama el mercado necesita vigilancia y regularización, digan lo que digan los talibanes del liberalismo.

Después está lo de la producción. Si producimos más, producimos más barato y costarán menos unidades los productos. No ha sido así en los pisos construidos en España, donde a medida que más se construía más caras eran las viviendas. Y, luego, ¿cuántos más automóviles podemos fabricar? ¿Cinco millones más de vehículos al año? ¿Cincuenta millones? ¿Quinientos millones?

El problema es muy complejo y hay tontos contemporáneos que creen que esto se arregla entrando a los supermercados y dándole una patada a la mesa en la que estamos jugándonos la existencia. Si a ello añadimos la premeditada fabricación de productos con fecha de caducidad (una bombilla podría funcionar durante un siglo) o con variaciones programadas para dejar inservible cualquier aparato en cinco años, entraremos de lleno en un despilfarro que, en lugar de producir más prosperidad y libertad, fomenta más pobreza y promocionan una esclavitud dependiente. El problema es más hondo y más complicado porque requiere una reforma similar a la que se produjo tras el asentamiento de la sociedad industrial. Y hay mucho silencio.

Estrella Digital respeta y promueve la libertad de prensa y de expresión. Las opiniones de los columnistas son libres y propias y no tienen que ser necesariamente compartidas por la línea editorial del periódico.

Luis del Val

NOTICIAS RELACIONADAS

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

- Advertisment -

Últimas Noticias