miércoles, noviembre 30, 2022

En el reino de Cameron y Murdoch

No salgo de mi asombro a la vista del tratamiento del Gobierno británico a la crisis social que sufren diversas ciudades de aquel país, provocada por la crisis económica y social generada por los especuladores y por las terroríficas restricciones sociales y económicas a los menos desfavorecidos desde que llegaron los conservadores al Gobierno de Londres. La desfachatez, la crueldad, la perversidad y las mentiras infinitas de David Cameron en su discurso ante la Cámara de los Comunes son como para avergonzarnos a todos, pero especialmente a los ciudadanos británicos y a la Oposición de Su Majestad, el Partido Laborista, que ha tragado de una forma increíble con todas esas maldades del Gobierno. De nuevo, Gobierno y oposición de las islas la pagan con los más pobres, al tiempo que dejan impunes a los culpables de todo lo que pasa. Cinco muertos parecen pocos muertos para calmar la ira de los poderosos. Ahora hay que centrarse en el ataque a la libertad de expresión, que ha de seguir a los ataques al Estado de Bienestar y a la justicia.

De manera que Cameron piensa, entre otras animaladas, cargarse a las redes sociales, de las que creo tener dicho que, junto al movimiento español de los indignados, es lo mejor de lo sucedido en lo que va de siglo XXI en el planeta político y de la comunicación. Muy bien, señor Cameron, mate usted a cañonazos la mosca de los disturbios de Londres y otras ciudades. Perpetre la feroz canallada de cercenar los cauces de comunicación más libres y más sanos por lo menos allí, en lo que durante muchos años ha sido el reino del señor Murdoch y sus ídolos rastreros de lo que me daría vergüenza llamar periodismo. Me imagino de que todos estos atropellos no serán tolerados por la sociedad británica ni por la europea y que pronto asistiremos a una avalancha de reacciones indignadas frente a lo que amenaza ser el asesinato de las libertades fundamentales. Y supongo que también se saldrá al paso del imperio de los mercados y de todos los que se están lucrando salvajemente de la desventura de millones de ciudadanos, como señalaba yo el otro día.

Estrella Digital respeta y promueve la libertad de prensa y de expresión. Las opiniones de los columnistas son libres y propias y no tienen que ser necesariamente compartidas por la línea editorial del periódico.

Pedro Calvo Hernando

Artículo anterior
Artículo siguiente
NOTICIAS RELACIONADAS

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

- Advertisment -

Últimas Noticias