domingo, noviembre 27, 2022

Malos tiempos para la piratería

No se trata de la Ley esa que llaman Sinde ni de los problemas que por ella han existido, existen y existirán. Cualquier cosa que hagan tendrá una respuesta inmediata pues como es sabido: hoy las ciencias adelantan que es una barbaridad.

Yo me refiero a los contenidos. Definitivamente han llegado tarde. Creo que todo lo bueno que se ha creado en cine y música está ya pirateado. Estamos así pues hablando del futuro. Mientras tanto creo que se ha montado una especie de boicot basado en la baja calidad de lo susceptible de ser pirateado. Es decir son malos tiempos para la piratería y fundamentalmente para la creatividad.

Estuve viendo la entrega de los premios Goya que celebraba lo considerado mejor de la producción de este año del cine español. Pasé un buen rato aunque como conclusión de la gala, premios y de los “trailers” exhibidos decidí no ir a ver película alguna de las seleccionadas y lo de piratearlas, vamos, ni loco.

Me gusta ver el cine en salas diseñadas para ello. No tengo prejuicios hacia el cine que se hace o hacía en España. Han existido y existen grandes cineastas que resultan que han nacido en nuestro país. Como deportistas u otras profesiones. Algunos de ellos incluso han merecido el reconocimiento mundial: directores, actores, técnicos….Son bastantes, no excesivos pero los hay. Incluso me parece ya algo injusto que se les retengan bajo el concepto de “cine español”, cuando son ya internacionales.

También los Oscar producen sus descargas. Estas son las que más duelen pues influyen directamente en la industria de Hollywood y los embajadores de USA se enfadan y presionan. Así que lo del rey tartamudo, lo más probable es que los piratas más avezados se lo han “bajado” ya hace mucho tiempo. También lo del cisne negro.

Si vamos a la música el asunto ya está perdido. Aunque eso es un fenómeno mundial. Creo que las discográficas están lanzando material descartado en espera de tiempos mejores. Lo que nos ofrecen es música de “fondo de armario” que en caso de grabarla puede producir daños más médicos que jurídicos.

En esta crisis de creatividad que, insisto, yo creo que es intencionada, al pirata informático recalcitrante se le ha abierto una nueva puerta: el I-Book. El libro electrónico. Es decir piratear libros. Empezando por El Quijote y acabando por el último de Ken Follet.

Es una solución que no puedo ni debo recomendar, pero si indicar que ahí si hay un universo de gran calidad.

Si lo piensan, la solución no es mala si se logra que la gente lea. Siempre se puede argumentar que forma parte de la enseñanza gratuita.

Paco Fochs

NOTICIAS RELACIONADAS

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

- Advertisment -

Últimas Noticias