viernes, diciembre 9, 2022

El chantaje de Gallardón

Jamás había visto a Alberto Ruiz-Gallardón tan mustio y apagado en una conferencia de prensa como se le ha visto (este jueves) tras la negativa de Zapatero a hacer una excepción con él y autorizarle la refinanciación de parte de la deuda que arrastra el Ayuntamiento de Madrid. Se le notaba derrotado y eso no es muy propio de él.  Sin embargo, a pesar de ese abatimiento, ha dejado un mensaje muy claro y, a la vez, preocupante y grave al responsabilizar a Zapatero del retraso en el pago a los proveedores del Ayuntamiento de Madrid y, con ello, la posibilidad cierta de pérdidas de puestos de trabajo.

Es verdad que Zapatero es responsable de muchos de los males por los que estamos atravesando los españoles, pero no de todos, caramba. Y en ese capítulo, desgraciadamente para nosotros, a los madrileños nos ha pillado el toro y nos ha dado más “cornás” que al resto de ciudadanos. Simplemente por vivir en Madrid y por tener un alcalde que se llama Alberto Ruiz-Gallardón.

La megalomanía del regidor madrileño nos ha empobrecido a los ciudadanos. Como una maldición bíblica, en siete años de gobierno municipal ha multiplicado por siete veces la deuda del Ayuntamiento  que, a día de hoy, se sitúa por encima de los siete mil millones de Euros. (Convierta esa cantidad en pesetas y, como mínimo, se llevará las manos a la cabeza). Si Gallardón fuera gestor de una empresa privada hace tiempo que ya estaría despedido.

En el colmo de los colmos, y en esa patética rueda de prensa, Gallardón ha dicho que en los presupuestos de 2011 incluirá “las políticas de austeridad que sean necesarias y las restricciones que sean oportunas”, aunque no establecerá un incremento de la presión fiscal ni un recorte en los servicios esenciales.

Pues faltaría más.

Los ciudadanos de Madrid somos los españoles que más impuestos y tasas municipales pagamos. Muy por encima de la media. Hasta nos cobra dos veces, en una pirueta administrativa, la recogida de basura. Hay que ser un genio de la ingeniería fiscal y el Alcalde Gallardón lo es. Debo reconocerlo

¿Pero  en qué nos gastamos los “cuartos”  o  se gasta nuestros dineros?

A saber. En cientos de asesores y altos cargos municipales; en el soterramiento de la M-30 –cuyo coste final no se sabe pero andará por los siete mil millones de Euros, cuatro veces más de lo presupuestado-, alquileres de sedes y locales; Madrid Olímpico con instalaciones infrautilizadas; concursos de ideas, logotipos y publicidad a mansalva que nos cuestan un “pastón”; y un nuevo Piramidón –el
palacio de Cibeles- cuyo mantenimiento genera cada día un gasto de tres mil euros y en cuya rehabilitación se han invertido 124 millones sobre los 48 millones previstos, que ya está bien. Y así podríamos seguir y nos quedaríamos cortos.
Que se sepa, Zapatero no gobierna Madrid. Menos mal por otra parte.

Madrid lo gobierna don Alberto, y don Alberto nos ha metido en este lío y don Alberto ha responsabilizado a ZP de lo que nos puede pasar a partir de ahora a los ciudadanos de Madrid por no autorizarle la refinanciación de parte de la deuda que únicamente él ha amasado.
En términos deportivos se llamaría “echar balones fuera”, pero sin eufemismos ni metáforas es, simplemente, un chantaje a la inteligencia.
Madrid está en bancarrota y el responsable de esta catástrofe pertenece a un partido cuyos líderes predican la austeridad y hoy (por el jueves) han vuelto a resucitar el “váyase Sr. …”

Son muchos los que deberían irse, es verdad, pero pensando en los que podrían llegar, tampoco tranquiliza.

Alfonso García

NOTICIAS RELACIONADAS

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

- Advertisment -

Últimas Noticias