sábado, diciembre 3, 2022

Internet a elección del cliente

Otro quebradero de cabeza para los usuarios. Dentro de poco tendrán que elegir qué tipo de internet contratan, con qué contenidos y servicios además de la velocidad o los paquetes con móvil o televisión de pago. A escrutar las condiciones de diferentes servicios de internet –de básico a premium- igual que se eligen los canales de televisión incluidos en las ofertas de las operadoras.

La Comisión Europea renuncia a garantizar por ley la neutralidad de la red, el principio de que los operadores de telecomunicaciones no pueden discriminar los contenidos –vídeo, mapas, imágenes- o servicios –búsquedas, telefonía por internet, P2P, etc.- por intereses comerciales o de otro tipo que no sean la gestión técnica.

Los grandes operadores como Telefónica, apoyada por el Ministerio de Industria, ganan frente la defensa de una internet abierta y libre. Donde los ciudadanos se conectan sólo con limitaciones técnicas como la velocidad y donde proveedores de contenidos y servicios digitales –ciudadanos, grupos, empresas, instituciones, etc.- ofertan productos sin coste extra sobre lo que ya pagan por conectividad.

Europa confía en la competencia para mantener internet abierta y se conforma con garantizar la portabilidad, igual que la telefonía. Gobiernos y reguladores nacionales vigilarán la competencia y la transparencia para el consumidor. Es la victoria de las operadoras hacerse con un pedazo mayor del negocio de internet. Podrán cobrar a las empresas y negocios digitales por mejorar el acceso a sus ofertas, lo que muchos consideran una barrera a la innovación y una desventaja para los usuarios.

Las nuevas plataformas digitales y las aplicaciones de los móviles requerirán acuerdos comerciales para garantizar la mejor calidad de servicio para el consumidor. No se bloqueará ningún contenido legal, pero servicios como la televisión y el vídeo en la red, la telefonía por internet, los videochats, el streaming de música o las descargas se recibirán mejor si proveedores y usuarios pagan acceso premium a las telecos.

El sistema permitirá a las operadoras lanzar nuevas plataformas digitales de contenidos y aplicaciones, tanto en banda ancha fija como móvil, con paquetes de contenidos de pago y acceso premium a lo más demandado, de redes sociales a vídeos.

Resultado: los usuarios pagarán más y las empresas de internet, también. No será un gran problema para gigantes como Google, Facebook, Amazon o Yahoo, pero sí para muchos medios y empresas de menor tamaño. Tendrán más difícil llegar con calidad a los usuarios sin mayores costes de conectividad.

La promesa de empresas y gobiernos es lanzar tarifas de conexión más baratas para los usuarios que menos consumen. Pero la amenaza de una nueva brecha digital entre una internet premium y otra de baja calidad persiste si no se fijan unas condiciones exigentes para mantener una internet pública y abierta.

Juan Varela

NOTICIAS RELACIONADAS

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

- Advertisment -

Últimas Noticias