martes, febrero 7, 2023

El FBI y los interrogatorios de terroristas

No te pierdas...

Llamazares y la jugarreta injustificada que le hicieron los servicios de inteligencia de Estados Unidos han aparecido en un montón de periódicos y noticieros de la nación norteamericana. En una remota isla de Hawai he visto la imagen del diputado español bastante destacada en el diario local.

Aunque el incidente causará algún quebradero de cabeza al FBI, la agencia tiene otros problemas más acuciantes ahora. El interrogatorio de los sospechosos de terrorismo se convierte en un tema político caliente en estos días. Los fallos detectados en el caso del joven nigeriano que estuvo a punto de hacer estallar un avión poco antes de llegar a Detroit han activado los reproches entre los diversos departamentos encargados de cribar la llegada de pasajeros a Estados Unidos.

Anteayer, Dennis Blair, director nacional de Inteligencia, insinuó que los interrogatorios al joven terrorista habían sido torpes dando a entender que se podía haber obtenido mayor información. Blair dice que existe un grupo encargado de decidir quien interroga a los terroristas de alto riesgo y ese grupo no fue consultado. El FBI interrogó al nigeriano al poco de que el avión llegara a tierra y, aunque obtuvo «valiosa información», de las palabras de Blair se deduce que no toda la que podía haber sacado.

La cuestión tiene estos días una importancia política creciente. Los enemigos de Obama dicen que el Presidente es demasiado escrupuloso y formalista en el trato legal con los sospechosos de terrorismo y el debate está abierto desde hace meses sobre si deberían ser interrogados por un equipo especial o como si fueran un delincuente regular. El dilema también surge a la hora de enjuiciarlos, ¿tienen las garantías de un delincuente común o deben ser juzgados por tribunales más expeditivos?

Lo curioso es que la opinión pública parece irse inclinando por la opción especial, la de no dar a los terroristas todas las garantías de un delincuente común. En este sentido, la elección de Massachusetts del martes en la que el candidato republicano Brown derrotó, en un estado tradicionalmente demócrata, a una correligionaria de Obama, ha sido un aldabonazo en este y otros temas.

Brown había repetido con eficacia en la campaña que Obama se gastaba «el dinero que debía dedicar a proteger a los estadounidenses en pagar buenos abogados a los terroristas». La acusación será demagógica pero ha hecho mella.

Inocencio Arias

Relacionadas

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

- Publicidad -

Últimas noticias

- Publicidad -