martes, diciembre 6, 2022

Chaquetas con airbag y frenada automática para aumentar la seguridad de los motoristas

El RACC ha dado a conocer este miércoles las conclusiones de un estudio sobre la seguridad de los motoristas y del subsiguiente proyecto que apunta a varias soluciones basadas en las nuevas tecnologías, desarrollado por un consorcio de dieciséis entidades y que ha sido financiado con fondos de la Unión Europea.

Las principales medidas de seguridad recogidas en este proyecto se centran en dos grandes ejes: la mejora del propio vehículo y la del equipo de protección del motorista.

Así, una de las grandes apuestas para aumentar la seguridad de los motoristas son las chaquetas con airbag, que ya existen en el mercado, aunque sin que su demanda se haya extendido todavía, pero con nuevas mejoras, como las hechas con tejidos más resistentes que minimizan la abrasión del conductor de estos vehículos cuando cae al asfalto.

En cuanto a los cascos, el estudio recomienda que se cambien las pruebas de homologación, protegiendo los puntos de más impacto en la cabeza ya que estos no siempre coinciden con los tests, de acuerdo con las lesiones reales que sufren los motoristas tras el impacto.

Se aboga, asimismo, por unos cascos hechos con materiales más absorbentes, que aportan además ligereza y ventilación, que llegarán pronto al mercado.

Destaca también el prototipo pélvico o los airbags laterales para proteger las piernas de los motoristas en caso de accidente, si bien esta solución no va encaminada a evitar el fallecimiento sino a reducir la gravedad de la lesión.

En cuanto a la seguridad de la propia motocicleta, se apuesta por la frenada anticipada y/o automática cuando el vehículo detecta un obstáculo, aunque para evitar una parada brusca y, por tanto, peligrosa, se podría incorporar un avisador acústico de vibración en la chaqueta del motorista.

Se trata, en definitiva, de «soluciones posibles» aportadas a partir del análisis de 1.400 accidentes de moto ocurridos en toda Europa, pero que se tienen que ir desarrollando con investigación y prototipos, han explicado los organizadores.

El objetivo de este informe y del proyecto es reducir hasta un 25% la mortalidad de los motoristas en el horizonte de 2025.

Durante el acto, el director general de Tráfico, Pere Navarro, y el del Servicio Catalán de Tráfico (SCT), Ramon Lamiel, han aportado algunas cifras que reflejan la elevada mortalidad de motoristas en España, uno de los colectivos más vulnerables en cuanto a número de muertos.

En España, fallecen de media unos trescientos motoristas al año, mientras que otros 1.300 requieren hospitalización, cifras que en el ámbito europeo se multiplican por quince, y el riesgo de perder la vida conduciendo una motocicleta es 17 veces mayor que con un coche.

De estos motoristas fallecidos, el 60% perdieron la vida en la carretera -más de la mitad por salida de vía y una cuarta parte debido a un choque frontal- y un 38% en la ciudad.

Y en Barcelona, una «ciudad de motos y motorizada», ya han perdido la vida en lo que va de año seis motoristas de las 10 personas que han fallecido en accidentes de tráfico.

En España, el 15% del parque de vehículos son motocicletas, pero representan el 27% de los fallecidos.

Junto a estas medidas vinculadas a las nuevas tecnologías y a la investigación, que además según sus promotores supondrían un ahorro para el sistema sanitario, se pone el énfasis también en la mejora de las carreteras y de las señalizaciones, en la formación y en las campañas de sensibilización. EFE

 

A.M.

NOTICIAS RELACIONADAS

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

- Advertisment -

Últimas Noticias