jueves, diciembre 8, 2022

Instrucción y educación

En la II República Española, ésa que algunos que han leído poca Historia consideran una especie de paraíso perdido, el ministerio de Educación se llamaba Ministerio de Instrucción Pública. Como creemos que las reformas consisten, no en cambiar los aspectos básicos, sino en cambiar las palabras, pasó a denominarse ministerio de Educación y Ciencia, de la misma manera que el antiguo Ministerio de la Guerra, pasó a llamarse ministerio de Defensa, eufemismo que suena más suave, pero sin que haya variado nada el aspecto fundamental: estar preparados para la guerra.

El sector educativo ostenta el poco virtuoso marchamo de ser el campeón en absentismo laboral

En la escuela y en la universidad, fundamentalmente, se instruye. Se instruye en ciencias o en letras. La educación es el resultado de numerosos y complejos factores en los que la escuela no es el más importante. Lo es, mucho más, la familia, y a ello hay que añadir la educación sociológica, estética y sentimental en la que, por supuesto, interviene la escuela, pero también las amistades, el ámbito cultural que rodea al individuo, incluso el clima. Pensar que la escuela va a educar es tan pretencioso como afirmar que las facultades de Filosofía y Letras «fabrican» filósofos y escritores. Una persona educada lo es, principalmente, porque ha crecido en una familia estructurada, donde los valores no sólo se enseñan, sino que se practican. Entiendo que haya protestas en cualquier sector y, también, en el educativo, pero el educativo ostenta el poco virtuoso marchamo de ser el campeón en absentismo laboral -sobre todo en la universidad- y hay padres que quieren menos alumnos por clase, pero se olvidan de que los niños no son automóviles que se lleven a la escuela para que los tengan a punto y les cambien el aceite. ¡Ah! Y los exámenes. La vida es un continuo examen. Permanente. Hay dos o tres generaciones de españoles que llevamos dos reválidas sobre las espaldas. Y éramos adolescentes. Y salimos indemnes. Algunos, incluso algo educados, gracias, sobre todo, a nuestras familias.

Estrella Digital respeta y promueve la libertad de prensa y de expresión. Las opiniones de los columnistas son libres y propias y no tienen que ser necesariamente compartidas por la línea editorial del periódico.

Luis del Val

Artículo anterior
Artículo siguiente
NOTICIAS RELACIONADAS

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

- Advertisment -

Últimas Noticias