sábado, diciembre 3, 2022

Zapatero al rescate

Al PSOE no solo se le está cayendo la O y E, como busca Rubalcaba, se le está cayendo la P y no sé si también la S. Lo de la S hace tiempo que era muy cuestionable. Pero lo de la P es grave. Porque como se le caiga la P de Partido, la cosa puede terminar con un azucarillo en un café. Y no es eso.

Ya no existe debate ideológico en su seno, si es que desde que se fue Felipe González existió. Ya no hay estrategia de oposición o electoral, si es que alguna vez hubo desde la caída de El Olvidable ZP. Y lo que es peor, ya no hay Puño, ni Rosa ni Siglas ni nada de nada. Res de res, que diría Oriol. ¿O era Pere Navarro? Bueno, uno de ellos.

‘Alfredo, amigo, aquí estoy para ayudarte. Si tú me dices ven, lo dejo todo’

Y cuando peor está todo, reaparece El Olvidable y olvidado José Luis Rodríguez Zapatero. Tachammmm! ‘Alfredo, amigo, aquí estoy para ayudarte. Si tú me dices ven, lo dejo todo’. (Aunque, hasta ahora, se desconoce si lo llamó Rubalcaba o se auto-llamó). Lo que sí es cierto es que dijo: «Siempre me gustó pedir como secretario general que me apoyaran y, por tanto, mantendré mi lealtad a mis ideas y mi coherencia. Lo que deseo siempre es que la Dirección del partido tenga el máximo respaldo». Lagarto-lagarto.

A mí, al oírlo, desde luego, me llegó un cierto olor a cera y me vino a la mente aquella historia de Blanquet, el banderillero visionario que olió cera en las mañanas de las corridas en las que murieron Joselito y Granero. E, inmediatamente, me pregunté ¿quién ha invitado a Zapatero a este entierro? Porque, si el PSOE ya está en su agonía, Rubalcaba está de corpore insepulto.

Total, un desatino. A las ganas de comer se le ha juntado el hambre. Cuando Zapatero debería desaparecer para que a nadie le viniese la idea de demandarlo por haber sido tan desastre, El Olvidable se viene arriba, saca pecho por no se sabe qué historias de Irak para intentar reajustar la cosa ya que, cada día, se le pone más en contra y, hala, ‘a mí el pelotón, Sabino, que los arrollo’. Pero lo tremendo es que lo hace mintiendo de nuevo. Este hombre no tiene remedio.

Pero lo tremendo es que lo hace mintiendo de nuevo. Este hombre no tiene remedio

Al preguntarle sobre las presuntas torturas en la base española de Diwaniya (Irak), aseguró no tener «absolutamente ninguna» constancia de los hechos. Pero ni él, ni su ministro de Defensa, José Bono.

Sin embargo, ya no es Presidente del Gobierno. Ahora es un simple mortal. Y le ha faltado tiempo al periodista Gervasio Sánchez para asegurar que miente porque lo supo por una carta suya, fechada el 2 de marzo de 2005, y que le fue entregada en Zaragoza y en persona, junto a un dossier sobre el asunto, incluida la detención del traductor de El País Flayeh al Mayadi el 22 de marzo de 2004 bajo la acusación de tener que ver en el asesinato de varios agentes del CNI en noviembre de 2003.

Y, por supuesto, en la carta le decía que se le había entregado una documentación similar al jefe de gabinete de Bono, Roberto López.

Qué mala suerte tiene Rubalcaba con amigos así. De verdad. Que mala suerte.

Estrella Digital respeta y promueve la libertad de prensa y de expresión. Las opiniones de los columnistas son libres y propias y no tienen que ser necesariamente compartidas por la línea editorial del periódico.

La sonrisa de la avispa

NOTICIAS RELACIONADAS

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

- Advertisment -

Últimas Noticias